Consejos para cuidar el aire acondicionado del coche

aire acondicionado coche

Inmersos en el verano, las altas temperaturas toman nuestro país. Es en este momento cuando el aire acondicionado se convierte en uno de nuestros mayores aliados. Pero no todo es tan sencillo como subirnos al coche y ponerlo en marcha, también que cuidarlo. Sigue estos pequeños consejos para sacarle el máximo partido gracias a un buen mantenimiento.

El uso de este dispositivo se antoja bastante estacional; y es que, como mucho, su funcionamiento se suele centrar en unos tres o cuatro meses al año. Una circunstancia que conlleva un buen número de averías repentinas del sistema en el momento más inoportuno. Para evitarlas, sigue estos útiles consejos en el cuidado del aire acondicionado de tu coche.

¿Qué posibles síntomas nos indican un problema?

aire acondicionado coche

Los filtros del aire acondicionado son los encargados de mantener la calidad del mismo.

Debemos prestar atención a los diversos ruidos que puedan producirse al accionar el aire acondicionado. Si notamos algo fuera de lo común o si el chorro que expulsan las rejillas se nos antoja escaso, hay que estar alerta. En estos casos, convendría acercar el coche al taller para que los expertos realicen una comprobación del sistema. Con ella podremos descartar cualquier posible obstrucción en los filtros; o bien comprobar en qué estado se encuentra el sistema de refrigeración.

Hagamos caso también a nuestro olfato. Los malos olores al accionar el aire acondicionado denotan la existencia de hongos en los filtros pertinentes. Si es tu caso, ha llegado el momento en el que se deben cambiar los filtros del mismo. Otra señal que suele apuntar hacia una avería del sistema es la concentración de vaho en alguno de los cristales mientras lo tenemos puesto en marcha. Esto suele pasar por un nivel bajo en la carga del gas que permite su funcionamiento.

En cuanto al mantenimiento

El mantenimiento del aire acondicionado no supone ninguna dificultad y es bastante económico.

Mientras circulamos, todos los expertos señalan que la temperatura ideal a la hora de conducir ronda los 22 grados. Bajar esta cifra supone, aparte de ser mas incómodo, un gasto mucho mayor de combustible. Además, si acabamos de subirnos al coche, lo ideal será que mantengamos las ventanas bajadas junto con el aire acondicionado. De esta forma, ayudaremos a la salida del aire caliente, disminuyendo su carga de trabajo si existe un amplio contrastes de temperatura.

Por último, no olvides cambiar los filtros del aire cada año o cada 15.000 kilómetros. Lo mismo sucede con el gas, que hay que recargar cada dos. De igual manera, limpiar el radiador y revisar el nivel del líquido refrigerante son dos acciones que puede hacer cualquiera y que ayudarán a su buen mantenimiento.

Esto es lo que debes revisar de tu coche en verano

Déjanos tus Comentarios