Así se prepara un piloto para las 24 Horas de Le Mans

Así se prepara un piloto para las 24 Horas de Le Mans

“Tú no puedes ganar Le Mans. Es Le Mans quien te deja ganar”. Esta frase lapidaria la pronunció Jackie Ickx, quien fuera seis veces ganador absoluto de la mítica carrera de resistencia en el trazado francés. El próximo 16 de junio comenzará una nueva edición de esta histórica prueba, la número 86. Y prepararse para superarla no es nada fácil.

El entrenamiento físico y mental es necesario para competir en esta carrera. No por nada se le conoce como una de las pruebas más exigentes del mundo. Al desgaste propio del esfuerzo que supone cualquier tipo de competición, se suman en este caso las altas velocidades en las rectas de La Sarthe. Eso sin contar las inclemencias meteorológicas, como las frecuentes lluvias nocturnas y la falta de visibilidad; también los cambios de temperatura del día a la noche.

Las 24 Horas de Le Mans, el reto de cualquier piloto

Así se prepara un piloto para las 24 Horas de Le Mans

La concentración en esta prueba es esencial. Sobre todo de noche, cuando se alcanzan velocidades cercanas a los 300 km/h con escasa visibilidad. Cualquier error puede ser fatal. Así, aunque es el sueño de cualquier piloto participar en esta prueba, también saben que se deben preparar para enfrentarse a las 24 Horas de Le Mans.

Los pilotos oficiales de Porsche que participarán en ella se han preparado de forma intensa. Rodarán con Porsche 911 RSR en el mítico trazado. Se enfrentan a un desafío histórico en una de las pistas de velocidad más exigentes. Y gracias a la marca alemana, hemos podido saber cómo han llevado a cabo su preparación.

Un entrenamiento de atletas

Así se prepara un piloto para las 24 Horas de Le Mans

Lo primero a lo que harán frente es al calor. Se calcula que en Le Mans habrá unos 20 grados centígrados por el día; aunque por la noche la temperatura puede bajar hasta los 10 o 12. Dentro del habitáculo del piloto, la temperatura puede situarse entre 27 y 32 grados. A eso, hay que sumarle el aumento de la temperatura corporal causado por el mono ignífugo. Hay que prepararse para evitar sofocos y la deshidratación.

Para las 24 horas de Le Mans, cada uno se prepara de forma diferente. Algunos lo hacen a diario, entrenando cuatro horas diarias; otros prefieren alternarlo de tres a cuatro veces a la semana. Los programas de trabajo se personalizan en función de la experiencia, el rendimiento físico y las capacidades de cada uno. Siempre están supervisados por expertos. En los “campamentos de invierno” que Porsche lleva a cabo durante la temporada de descanso de la competición, se emplea la experiencia del Porsche Human Perfomance Center.

La preparación física, paso a paso

Así se prepara un piloto para las 24 Horas de Le Mans

“Es fundamental cuidar el peso. Se invierten millones es conseguir un coche ligero y tú no puedes descuidar tu dieta. Antes de la semana previa a la carrera me gusta emprender una quincena de preparación intensa con mi entrenador personal”, explica Nick Tandy, que compartirá el Porsche 911 RSR número 93. “Nos concentramos en entrenar todo el cuerpo, sin privilegiar ninguna parte en concreto. Y, en la misma semana de la carrera, hacemos sólo entrenamiento ligero”, explica.

Cada kilo adicional de peso en el piloto puede suponer un tiempo precioso al final de la competición. No hay margen para el error. Resistencia con movimientos de volante, entrenamiento del cuello con un casco, coordinación manos-ojos en una máquina “Batak”, ejercicio del core para soportar la fuerza, horas de piernas, tobillos y pies, preparación cardiovascular… Todo ello con el fin de conseguir estar a punto y hacer historia en las 24 Horas de Le Mans.

Entrenamiento mental: en búsqueda del equilibrio

Como decíamos al principio, la preparación física es sólo una parte del entrenamiento. La otra es la mental, igual de importante o incluso más. Durante la etapa de entrenamiento, los pilotos que van a correr en las 24 Horas de Le Mans se preparan para ello. Estar descansado es básico, pero hacerlo bajo presión no es fácil. Así, aprenden a seguir unas rutinas adecuadas para unir cuerpo y mente.

Aprender a relajarse de forma voluntaria tiene mucho que ver con la concentración. Saber manejar la adrenalina, la tensión en la batalla, es el premio al que todos aspiran. Son precisamente estos momentos los que agotan mentalmente al piloto. Todas las piezas deben encajar a la perfección durante la carrera, como un engranaje.

La palabra de un piloto 

Así se prepara un piloto para las 24 Horas de Le Mans

“Hay momentos, en especial durante la noche, en los que uno siente que está totalmente aislado del mundo, como con una visión túnel. Todo transcurre automáticamente. Son tus reflejos los que tienen el control del coche. A menudo se producen momentos de tensión extraordinaria”, explica Timo Bernhard. Lo dice con conocimiento, porque ha pasado por toda la fase de entrenamiento físico y mental.

Él será el encargado de pilotar en esta ocasión el Porsche número 94. También ha ganado tres veces en Le Mans. Sabe lo importante que es estar concienciado mentalmente para afrontar esta prueba. “Uno no conduce con la cabeza, todo sucede demasiado rápido. Podría decirse que el piloto más rápido es el que tiene más habilidad para desconectar su cabeza”, sentencia.

Déjanos tus Comentarios