Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS, a prueba el Golf de primera generación

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS, a prueba el Golf de primera generación

El Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS, o Golf de primera generación, es un coche con mucho encanto. Lo probamos a fondo.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: fotos

Texto y fotos: Gerard Farré.

Probamos una unidad en impecable estado de conservación del Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS. Tiene la particularidad de tener volante a la derecha porque su propietario lo estrenó en Londres en el año 1981. Hoy sigue disfrutándolo como el primer día.

Nuestro protagonista es uno de los clásicos populares de los que quizás más se ha hablado, un Volkswagen Golf de primera generación, también denominado MKI.

Así pues, ésta es una prueba un tanto diferente de un modelo que aunque lo tengamos muy visto, siempre sorprende. Al tratarse de una unidad de hace 36 años, cuenta con los rediseñados pilotos traseros que fueron introducidos en aquel año de producción.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: historia

Vayamos a la historia. Poco antes de Semana Santa, Enrique Coma-Cros me llamó para decirme que tenía un coche con el que él estaba encantado y que quería que probara. No. No era un Pegaso Z-102, tampoco un Porsche 356, dos de sus grandes pasiones, era un Volkswagen Golf MKI de segunda fase que hacía poco que se había traído del Reino Unido.

Para nuestra prueba usamos las placas de vehículo histórico, no obstante, sigue conservando la matrícula británica con la que también puede circular.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS traseraEl Volkswagen Golf fue lanzado al mercado en 1974 con la dura tarea de jubilar a uno de los automóviles más icónicos e importantes de la historia del automóvil el Volkswagen Beetle, popularmente conocido como “Escarabajo”, Fusca, Coccinelle, Vocho, Käfer, Maggiolino…

Montaba un motor de 4 cilindros en línea refrigerado por agua y dispuesto en posición transversal delantera, era tracción delantera y su carrocería ofrecía unas líneas rectas concebidas por el italiano Giorgetto Giugiaro.

En resumidas cuentas, no tenía nada, pero nada que ver, con el “Escarabajo”. Al igual que el primer modelo de la firma de Wolfsburgo, el Volkswagen Golf MKI fue todo un éxito comercial. En los diez años que estuvo en el mercado sumó más de 6 millones de unidades vendidas, 400.000 de las cuales correspondían a la versión más deportiva de la gama, el GTI.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: interior

Una de las versiones más completas de la familia y la segunda más potente después del GTI fue el Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS, precisamente la que probamos. Por tanto, era una versión que destacaba por un elevado nivel de equipamiento para la época.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS salpicaderoEl cuadro de instrumentos cuenta con dos grandes indicadores analógicos y dos pequeños para la temperatura del agua y el depósito de carburante (40 litros).

En el centro destacan varios testigos luminosos así como un reloj digital. Ofrece nada menos que cuatro huecos de gran tamaño en la parte inferior del salpicadero, además de la ya de por sí generosa guantera tradicional.

En el más pequeño de todos caben perfectamente la funda de las gafas de sol, el móvil, las llaves de casa, el mando del parking, el dispositivo del telepeaje y la cartera. En el volante no luce el logotipo de Volkswagen, en su lugar tiene el lobo del escudo de armas del Castillo, de Wolfsburgo.

En honor a este castillo se rebautizó a la ciudad KdF Stadt el 25 de mayo de 1945, un núcleo urbano que se había creado en 1938 en torno a la planta de producción del KdF-Wagen y que tras la II Guerra Mundial recibió el nombre de Wolfsburgo.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: habitabilidad

Las plazas delanteras ofrecen dos cómodos y amplios asientos de corte deportivo. Merece la pena destacar la buena sujeción que ofrecen tanto para las caderas como en la zona lumbar. La base dispone de regulación longitudinal y el respaldo en inclinación, la columna de dirección, no obstante, es fija.

En lo que respecta a la posición de conducción se echa en falta un amplio reposapiés como el que estamos acostumbrados a encontrar en un coche con volante a la izquierda. Así pues, entre el túnel central y el pedal del embrague apenas queda sitio para descansar el pie izquierdo.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS motorLa segunda fila ofrece un más que correcto espacio para tres adultos, de serie cuenta con tres cinturones de seguridad, todo un avance para la época. Sorprende que dentro sea tan espacioso cuando sus dimensiones exteriores son tan diminutas. Mide 3,8 metros de largo, 1,6 metros de ancho y 1,4 metros de alto.

Con 5 plazas, su maletero ofrece unos destacables 370 litros, solo 12 litros menos que el Volkswagen Golf de séptima generación cuya carrocería es 400 milímetros más larga. Si necesitamos cargar bultos de mayor tamaño, podemos abatir el respaldo de la segunda fila, si todavía no nos basta entonces plegaremos la banqueta trasera contra los respaldos de la primera fila. En esta última configuración alcanzaremos unos nada desdeñables 1.010 litros.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: motor

Está animado por un 4 en línea de 1,5 litros de cilindrada alimentado por un carburador. Según las cifras oficiales, rinde 70 CV a 5.600 rpm y 110 Nm a 2.500 rpm. La verdad es que en la zona baja del cuentavueltas, incluso por debajo de 2.000 rpm, empieza a empujar con brío y cada vez que aumentamos el ritmo se estira con más soltura.

La caja de cambios manual de 4 relaciones ofrece un escalonamiento idóneo para sacar el máximo partido de este voluntarioso motor.

Nunca antes había probado un coche de 70 CV tan vivo, alegre y con tantas ganas de marcha como este Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS. La respuesta del acelerador es muy directa y sube de vueltas con gran rapidez, se estira sin problema hasta las 6.000 rpm. La primera y la segunda son principalmente para arrancar la marcha, para todo lo demás tenemos la tercera y la cuarta.

En carretera secundaria apenas hace falta bajar de tercera, mientras que en autovía podemos movernos todo el tiempo en cuarta. A 120 km/h en la velocidad más alta el motor gira a 3.500 rpm. El viento también hace acto de presencia cuando vamos a buen ritmo en vía rápida, no en vano, los niveles de aislamiento acústico de antaño no son los de los turismos de hoy en día.

Según la documentación de la época aceleraba de 0 a 100 km/h en poco más de 13 segundos y alcanzaba una punta de 155 km/h. Rodando en carretera en torno a 90 km/h podemos lograr sin problemas cifras de consumo próximas a los 7 l/100 km, eso sí, en ciudad nos acercaremos a los 10 l/100 km.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: comportamiento

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS tres cuartos delanteroA nivel de chasis es una delicia, lo que más me agradó fue su suavidad de marcha y lo ligero que se siente al volante. Desde el primer metro notas que estás conduciendo un coche ágil. De hecho, estamos hablando de solo 805 kg, un Golf 1.4 TSI de 150 CV actual, con el que en cierto modo lo podríamos equiparar, declara sobre la báscula 1.316 kg, ¡media tonelada más!

Es un gusto conducir un coche así de liviano en una carretera de curvas. Para recuperar no es necesario incidir con demasía sobre el pedal derecho, del mismo modo que a la hora de frenar solo tenemos que acariciar el pedal central.

A lo que más me costó acostumbrarme es a agarrarme al volante en las curvas de izquierdas, he conducido muy pocos coches con volante a la derecha y todavía me resulta extraño esto de apoyar la rodilla de la pierna derecha contra la puerta. Con la práctica supongo que terminaré pillándole el tranquillo…

El equipo de frenos formado por discos en el tren delantero y por tambores en el posterior responde a la perfección a un uso intensivo. Uno tiene que frotarse los ojos cada vez que piensa que está al volante de un coche de 35 años que jamás ha sido restaurado.

A la hora de maniobrar en parado se echa en falta la asistencia a la dirección, no obstante una vez aprendes a moverlo con un poco de gas todo sale más fácil. Su radio de giro de sólo 10,3 metros es una auténtica pasada, ¡gira tanto que parece un Smart! En sus diminutas llantas de 13” monta neumáticos 155 SR 13 de la firma Michelin que ofrecen un espectacular nivel de agarre, incluso sobre firme mojado.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: conclusión

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS con nuevo GolfLos coches de la década de “Naranjito” son relativamente modernos, con lo que ofrecen un nivel de confort más próximo al de los automóviles actuales, además de una más que correcta habitabilidad interior. Si a todo ello sumamos que su valor de mercado es de lo más interesante, seguro que dará que pensar a más de uno.

Pasar una semana al volante de este Volkswagen Golf MKI GLS me dejó con un gran sabor de boca. Lo de conducir con el volante “al otro lado” es de lo más divertido y le aportó emoción al asunto. Su motor es muy vivo y su cambio de 4 velocidades, perfecto. Si sumamos un amplio y cómodo habitáculo junto a un excelente maletero, tenemos un clásico perfecto para usar en el día a día.

Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS: ficha técnica

Modelo Volkswagen Golf MKI 1.5 GLS
Disposición Delantero transversal
Cilindrada 1.457 cm3
Diámetro por carrera 79,5 x 73,4 mm
Potencia/régimen 70 CV / 5.600 rpm
Par/régimen 110 Nm / 2.500 rpm
Alimentación Un carburador
Compresión 8,2:1
Distribución Árbol de levas en cabeza
Combustible Gasolina
Tracción Delantera
Caja de cambios Manual 4 velocidades
Tipo Monocasco autoportante
Carrocería 2 volúmenes 5 puertas (5 plazas)
Suspensión delantera Independiente tipo McPherson
Suspensión trasera Eje de torsión
Dirección Cremallera
Frenos Discos (del.), tambores (tras)
Consumo 90 km/h: 6,8 l/100 km

120 km/h: 8,5 l/100 km

Ciudad: 12 l/100 km
Promedio: 9,1 l/100 km

Longitud/anchura/altura 3.815/1.610/1.410 mm
Vías/Dist. entre ejes 1.390/ 1.358 – 2.400 mm
Peso en vacío 805 kg
Medida llanta 13”
Medida neumáticos 155 SR 13
Capacidad del depósito 40 litros
0 a 100 km/h 12,7 s
Velocidad máxima 155 km/h
Relación peso/potencia 11,5 kg/CV

 

NOTA: Este reportaje no habría sido posible sin la ayuda de Enrique Coma-Cros, quien cedió el vehículo para la prueba y puso a nuestra disposición toda la documentación de época, así como fotografías de los 80. También agradecer la paciencia y el tiempo de Quico en su colaboración a la hora de realizar la sesión fotográfica

Escribe tus Comentarios