Vídeo: prueba del BMW X2 2018

BMW pretende que su producto principal sea el nuevo X2. Con esto casi lo digo todo, un modelo que ha nacido para complementar la oferta más pequeña de la familia X, por debajo del X1, y que ya hemos podido probar. Te contamos nuestras impresiones en esta primera prueba del BMW X2.

BMW X2, fiebre por la personalización

No encuentro la relación, pero la personalización, en los últimos años, parece inherente al mundo SUV. Colores, paquetes, llantas… Todo esto es lo que ofrece el nuevo BMW X2. De acuerdo, ya ocurría en otros modelos, pero como voy a explicarte, hay un punto de novedad en este SUV.

Prueba BMW X2, trasera

 

Te hablo del nuevo paquete deportivo M Sport X, que mezcla componentes de la gama M con detalles camperos inspirados en la familia X. No le queda nada mal. Combina molduras plásticas propias de un todocamino, faldones deportivos y, más allá, una suspensión deportiva que reduce la altura de la carrocería.

Me gusta que la marca no haya descuidado la terminación interior y la calidad del BMW X2 2018. Hay detalles algo mejorables, como que se vea ligeramente la chapa de las puertas desde dentro, notable con una configuración de color tan llamativa como el dorado de las imágenes.

Prueba BMW X2, salpicadero

Sin embargo, BMW ha empleado plásticos mullidos en todas las partes superiores del habitáculo, incluso en la consola central. No hay crujidos ni desajustes, como tampoco un diseño revolucionario: replica las formas del X1.

Delante, el paquete M Sport X propone unos asientos deportivos con un agarre lateral excelente y una comodidad muy elevada. Los ocupantes se sientan, además, muy bajos si así lo desean. La posición es más erguida que en un Serie 1, pero probablemente no tan diferente de la próxima generación, que sí empleará esta misma plataforma de tracción delantera.

¿Quieres saber más? Entonces, no te pierdas…

BMW X2, primera prueba del SUV más descarado de BMW

Escribe tus Comentarios