Viajar en coche con niños: así no se marearán ni aburrirán

Viajar en coche con niños: así no se marearán ni aburrirán

 

Viajar con niños puede ser una maravilla si consigues que se duerman durante todo el trayecto o son de las raras excepciones que disfrutan del rato en el coche y consiguen entretenerse solos sin gritar o sin la necesidad de salir del vehículo cada tres kilómetros. Si este último es tu caso, seguro que levantas la envidia de todos los padres que te rodean.

Lo normal es que a los niños les encante moverse sin parar y la sola idea de pasar tantas horas encerrados en un habitáculo tan pequeño los agobia antes de arrancar. Estos consejos te ayudarán a que el viaje con tus hijos sea más ameno:

Consigue una silla adecuada para el niño

Aquí tienes que buscar una silla que sea muy segura y, además, que sea cómoda. Comprueba, unos días antes de salir, que sigue siendo adecuada para la altura y el peso de tu hijo. Piensa que os esperan varias horas de carretera y a ti no te gustaría ir sentada en una silla que te va pequeña, además de los problemas de seguridad que eso plantea.

Si ya empiezan a ser mayores, se recomienda no quitar el respaldo hasta que superen los 1,35 metros, ya que proporciona un refuerzo extra en el caso de impacto lateral. Verifica siempre que esté bien anclada, ya sea mediante el sistema Isofix o con el cinturón de seguridad. Y, para los más pequeños de la casa, recuerda que es obligatorio circular en contra de la marcha hasta los 9 kg, aunque se recomienda alargarlo todo lo que sea posible para favorecer su protección.

Evita pasar calor

Antes de subirte al coche, dedica unos minutos a refrescarlo. Evita ir de viaje durante las horas en las que hace más sol y lleva el aire acondicionado del vehículo a una temperatura agradable, ni frío ni calor. Si hace demasiado calor, las posibilidades de que alguien se acabe mareando son mayores, por lo que es conveniente evitarlo. Comprueba también la temperatura de la sillita infantil si ha estado expuesta al sol para que los menores no se quemen al sentarse.

Protégelo de los objetos que van en el coche

Por su seguridad, no dejes objetos sueltos en el habitáculo del coche o, en caso de impacto, podrían hacerle mucho daño a tu hijo. Es importante que las mascotas también vayan bien sujetas. Si quieres que lleven algún juguete, intenta que sea alguno blando y que no pueda afectar al conductor.

Mantenlo entretenido

Sí, todos sabemos que estás harto de su disco preferido y que no puedes soportar escuchar esa misma canción otra vez, pero es por una buena causa. Si pones su música favorita, es más posible que vaya entretenido durante buena parte del viaje. Y si tu hijo no es de los que se marea, puede ir viendo una película o su serie preferida también. ármate de paciencia, son solo unas horas y es mucho mejor que escucharlo llorando a pleno pulmón.

Programa los descansos

Viajar en coche cansa mucho más a los niños que a los adultos. Si vas a hacer un desplazamiento largo, para cada 150 kilómetros o cada hora para estirar las piernas. Puedes buscar las áreas de descanso que tengan una pequeña zona de picnic para jugar cinco minutos al “pilla-pilla” o un juego similar para que desconecten un poco de la carretera, Insístele en ir al baño y en beber un poco de agua.

No tengas prisa por llegar a tu destino

Si estás nervioso por llegar, tus hijos lo notarán y se pondrán también más ansiosos. Conduce tranquilo, respetando las normas de seguridad e intenta no gritar a los otros conductores, aunque creas que han realizado una maniobra incorrecta.

¿Y si tu hijo es de los que se marean siempre?

niño mareado

Habla con tu pediatra antes de emprender el viaje para ver si te puede recomendar algún medicamento o remedio natural que ayude a que tu hijo no se maree tanto. Anímalo a sentarse en el asiento central trasero y que vaya mirando a la carretera. Si es necesario, baja a ratos la ventanilla para que le entre algo de aire fresco y no dejes que vaya leyendo o con la mirada fija en una pantalla o será más probable que acabe con ganas de vomitar.

Si, a pesar de seguir estos consejos, sigue mareándose mucho, alarga el tiempo que estés en los descansos hasta que se haya olvidado de que se encontraba mal. Esto te dará un poco más de margen para continuar el viaje sin incidentes.

Escribe tus Comentarios