Un raid de clásicos que cruza España

Un raid de clásicos que cruza España

El sábado por la noche llegaban a Sevilla los supervivientes del Spain Classic Raid, una prueba de coches clásicos de más de veinticinco años con un recorrido obligatorio de 2.100 kilómetros por caminos de tierra.

El Spain Classic Raid es una prueba de coches clásicos que cruza España por caminos de tierra y que se ha convertido, por méritos propios, en una de las referentes, tanto de las citas de tierra como de los amantes de los clásicos. Dio comienzo en Barcelona, desde donde se partió hacia Sevilla. La satisfacción por salvar dificultades y la diversión fueron los sentimientos permanentes de los participantes. Barro, piedras, ríos, arena, fauna salvaje y paisajes espectaculares se convirtieron en constantes en esta primera edición del raid.

La prueba recorrió las provincias de Barcelona, Lérida, Zaragoza, Guadalajara, Madrid, Toledo, Ciudad Real, Jaén, Málaga, Granada, Almería y Sevilla, y en cada una de ellas los participantes disfrutaron de la gastronomía, arquitectura y, sobre todo, los paisajes de cada provincia. Cruzaron numerosos parques naturales como Sierra Nevada, Sierra de Baza, Despeñaperros y parajes como los desiertos de Monegros y Almería. Un pueblo del oeste, el Monasterio de Piedra, los molinos de La Mancha, el alto Tajo o la playa de La Herradura se sumaron a ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla o Zaragoza; todo un catálogo de lugares pintorescos y turísticos a lo largo de la geografía española.

Los participantes llegaron desde toda España: catalanes, asturianos, madrileños, toledanos, andaluces, de Baleares e incluso un italiano. Destacaron por su resistencia un SEAT 850, dos Renault 4, varios Ford Fiesta y Volkswagen Golf y un Citroën Visa diésel, aunque los que menos problemas tuvieron en las zonas más duras fueron los 4×4, como un Golf Syncro, varios Panda 4×4 o verdaderos todoterreno, como el Suzuki Samurai, Land Rover Santana, Nissan Patrol o Mitsubishi Pajero. Estos últimos salieron detrás en la caravana para ayudar en caso de necesidad a los vehículos con menos prestaciones, quedando patente que el espíritu solidario entre participantes fue la tónica general durante la prueba.

Las clasificaciones

Spain-Classic-Raid-2

La prueba, que se basó en recorridos de regularidad, tuvo como vencedores a los catalanes Juan Donatiu y Pere Serrat a bordo de su Ford Fiesta de 1982. Su cómoda ventaja les permitió rodar con más tranquilidad en las últimas etapas, al encontrarse el segundo clasificado, los toledanos Roberto Pérez y Alfredo Aparicio con su Renault 4F, a once puntos de distancia. Terceros terminaron los asturianos Miguel Ángel García y Mónica López con su potente Volkswagen Golf Syncro 4×4.

En la categoría de vehículos de menos de mil centímetros cúbicos, la clasificación estuvo muy igualada. De hecho, se produjo un empate a puntos en el segundo y tercer puesto. Siguiendo el reglamento, se desempató por número de ceros. Las posiciones quedaron del siguiente modo: Roberto Pérez y Alfredo Aparicio, primeros; Darío Morán y Jonatan Álvarez, con un Ford Fiesta, segundos, y Gonzalo Huertas y José Carlos Huertas, con un SEAT Marbella, terceros.

En la clasificación de tracción total, Miguel Ángel García y Mónica López se hicieron con el triunfo, por delante de José Manuel Muñoz y Roberto Muñoz, con un Fiat Panda 4×4. Terceros finalizaron Rafael Robles y Enrique Alcoceba, con un Land Rover Santana y cuartos, Albert Gabande y Miguel Gabande, con un Fiat Panda 4×4.

Te dejamos con las mejores imágenes del primer Spain Classic Raid celebrado en nuestro país.

Escribe tus Comentarios