Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX, a prueba: combinación ganadora

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX, a prueba: combinación ganadora

El Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX es un urbano de precio razonable que no renuncia a tecnología y diseño apoyado en una mecánica híbrida.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: fotos

No se me ocurre mejor manera de atacar el segmento B, el de los utilitarios, que como lo ha hecho Suzuki con el Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX. Al menos sobre el papel, llega con todos los ingredientes propios de un superventas, sobre todo teniendo en cuenta que, entre la dilatada lista de competidores, apenas hay opciones con una concepción similar. Un poco de aquí, otro poco de allá, y el resultado es uno de los vehículos urbanos más interesantes del mercado.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: exterior

La tercera generación de la nueva era del Suzuki Swift (la denominación comercial data de primeros de los años ‘80) mantiene los atributos de sus antecesores, pero a la vez es más pequeño (1 cm), más bajo (3 cm) y más ancho (4 cm) que la generación precedente, lo que deriva en un diseño todavía más atractivo y deportivo.

A ello hay que sumarle los rasgos clásicos del modelo, como el techo flotante, que puede ser de otro color (la única opción disponible) o los faros rasgados.

Sólo hay dos acabados, GLE y GLX, pero de serie ya llega con llantas de 16 pulgadas, cámara de visión trasera o sensores de iluminación, lo que da buena cuenta de las aspiraciones del fabricante.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: interior

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX salpicaderoSi por fuera podemos casi catalogarlo como el MINI de Suzuki, dentro la cosa cambia. Hay tecnología, y mucha; de hecho, aparece una nueva pantalla táctil de 7 pulgadas de agradable funcionamiento y con multitud de funciones, como el navegador o la compatibilidad con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto.

Sin embargo, los japoneses han guardado las distancias en pos de obtener un precio contenido, en lo que a apariencia se refiere. El habitáculo imprime una sensación agradable y, sobre todo, jovial y desenfadada, marcada por multitud de movimientos circulares en su diseño y un salpicadero orientado hacia el conductor, pero cargado de plásticos duros. Ahora bien, no hay un solo botón o mando que, por tacto, empobrezca el resultado.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: habitabilidad

Donde no perdona el Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX es en ofrecer un espacio interior sin competencia. A pesar de un tamaño que no alcanza los 4 metros de largo, las plazas traseras gozan de una asombrosa habitabilidad, en todas sus cotas, mejor para dos que para tres, dadas las características. El maletero no es de los mejores de la categoría, pero sus 265 litros me parecen más que saludables.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: motor

La denominación SHVS se refiere al sistema semi-híbrido del que dispone Suzuki, un elemento que, en España, le permite obtener la etiqueta ECO de la DGT.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX barridoSu funcionamiento es relativamente sencillo: un pequeño motor eléctrico asiste al térmico en fases de aceleración, reduciendo el consumo. Lo interesante es que puede asociarse a los dos motores disponibles, tanto el 1.2 de 90 CV como el 1.0 de tres cilindros turbo y 111 CV, ambos gasolina (no está previsto que aparezca ninguna mecánica diésel).

Esta última combinación es la que nos ocupa, con resultados sorprendentes. La hibridación pasa absolutamente desapercibida y cuenta con la peculiaridad de que carga con la retención, no con la frenada, lo que demanda ajustar nuestros hábitos de conducción.

Lejos ya de sus ventajas, que entiendo se aprecian probando ambos simultáneamente, el motor me ha parecido francamente deseable. Muestra su potencial desde la parte baja del cuentavueltas y dispone, además, de un funcionamiento muy lleno a lo largo de todo el rango de revoluciones.

Oculta muy bien su condición de tricilíndrico. Y no sólo eso, sino que consigue mover con mucha soltura el conjunto, incluso en recuperaciones a alta velocidad.

A pesar de una caja (algo imprecisa) de relaciones largas y sólo 5 marchas, el bajo peso (950 kilos) lo convierte en un utilitario muy vivo de reacciones… y poco sediento: el consumo ronda los 5,5 l/100 km en uso real.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: comportamiento

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX traseraAl volante se siente ligero y ágil, pero ciertamente centrado en la conducción urbana. La suspensión mantiene firme la carrocería, pero brinda un alto nivel de confort, abriendo sus posibilidades de uso fuera de la ciudad.

La dirección, en contrapartida, sí prefiere el ámbito más urbano, con un grado de asistencia muy elevado que, en entornos abiertos, pierde eficacia y, sobre todo, tacto.

Para rematar un conjunto más que interesante, incluye ayudas a la conducción propias de segmentos superiores, como asistente de cambio involuntario de carril, control de velocidad de crucero adaptativo o iluminación LED con asistente de luz de largo alcance.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: gama

De acuerdo, la gama es escasa y bien definida, pero el nivel básico no peca precisamente de falta de equipamiento. En realidad, es más que adecuado, y puede que su mayor pega sea la imposibilidad de compatibilizarlo con la mecánica híbrida. Hay que sumar también la posibilidad de equiparlo con cambio automático CVT y un sistema de tracción a las cuatro ruedas, muy poco usual en este segmento tan pequeño. ¿Alguien da más?

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: conclusión

El Swift es un producto sincero que consigue combinar un diseño atractivo y un precio contenido. Además, despunta en tecnología, algo relevante para un modelo que compite con personalidades del tamaño del Micra o Yaris.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: valoración

Precio: 4

Prestaciones: 5

Comportamiento: 5

Consumo: 4

*5 es lo máximo, 1 lo mínimo

Texto: Eduardo Lausín.
Fotos: Paloma Soria.

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: ficha técnica

Motor térmico Gasolina, 3 cilindros en línea, turboalimentado
Cilindrada 998 cm3
Potencia 111 CV a 5.500 rpm
Par 170 Nm entre 2.000 y 3.500 rpm
Motor eléctrico Síncrono de imán permanente
Potencia 3 CV
Par máximo N.D.
Motor híbrido Sistema semi-híbrido eléctrico-gasolina
Potencia combinada 111 CV
Par máximo combinado 170 Nm
Velocidad máxima 195 km/h
Aceleración 10,6 s (0 a 100 km/h)
Consumo 4,3 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al) 3.840 / 1.735 / 1.495 mm
Neumáticos 185 / 55 R 16
Peso en vacío 950 kg
Maletero 265 l
Precio base 18.950 euros

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: equipamiento

DE SERIE. Airbags frontales; airbags de cabeza delanteros y traseros; airbags laterales delanteros; asistente al arranque en pendientes; control de velocidad de crucero adaptativo; sistema de alerta por cambio involuntario de carril; sistema de aviso de colisión frontal; faros delanteros de tipo LED; pilotos LED; asistente de luces de largo alcance; retrovisores exteriores regulables eléctricamente y calefactados; elevalunas eléctricos delanteros y traseros; sensores de luz; climatizador automático; cámara de visión trasera; asientos delanteros calefactables; sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas; Bluetooth; toma USB y llantas de aleación de 16 pulgadas.

 

También te puede interesar

Suzuki Swift 1.0 SHVS GLX: qué nos gusta y qué no

 

Escribe tus Comentarios