El curioso caso de los retrovisores del Citroën CX

El curioso caso de los retrovisores del Citroën CX

 

El Citroën CX monta unos retrovisores que posteriormente han sido utilizados por algunos superdeportivos más modernos.

Coches con retrovisores del Citroën CX: fotos

El Citroën CX fue presentado en el Salón de París de 1974 y causó sensación debido a la aerodinámica carrocería a la que debe su nombre, ya que tiene un coeficiente aerodinámico de 0,35 cx, un número muy reducido si además tenemos en cuenta que han pasado 42 años desde su presentación en el salón parisino.

Citroën comenzó a pensar en utilizar un motor bóxer de 6 cilindros refrigerado por aire y otro de 4 cilindros refrigerado por agua que nunca llegaron al mercado. En su lugar, la gama de la berlina francesa montó finalmente a un bloque de 4 cilindros en línea derivado de los utilizados en los veteranos DS “Tiburón” pero con una disposición de motor novedosa, pues se trata del primer Citroën que utilizó un motor transversal sobre el eje delantero.

La Fase II de esta berlina de Citroën apareció en el mercado en el año 1985 y se diferenciaba en los Fase I en aspectos como los parachoques de plástico, algunos cambios interiores y una actualización de la mecánica de la gama. Entre estos aspectos, los retrovisores destacan entre todas las cosas debido a que fueron utilizados en un gran número de superdeportivos de los años 90.

La razón de la utilización de estos elementos por parte de coches como el McLaren F1 o el Jaguar XJ220 era básicamente aerodinámica. Por todos es conocida la buena aerodinámica del modelo de Citroën, cuyo coeficiente aerodinámico es de tan solo 0,35 Cx.

Si te ha gustado esta curiosa historia del Citroën CX, también te pueden interesar:

El Conservatoire Citroën, un repaso por la historia de la marca

Los “cameos” de Citroën en el cine

Las mejores imágenes del McLaren F1 chasis 069 en venta

Escribe tus Comentarios