Descubrimos el Porsche Boxster Spyder, un deportivo genuino

Descubrimos el Porsche Boxster Spyder, un deportivo genuino

El Porsche Boxster Spyder, la última evolución del popular roadster germano, apuesta por mayores dosis de potencia, ligereza y exclusividad.

Extremadamente veloz, así podríamos definir al Porsche Boxster Spyder. Un modelo que se inscribe en la mejor tradición de deportivos de la firma germana, siguiendo la estela, por ejemplo, del 550 Spyder, un roadster con motor central, tan potente como ligero. O sin ir tan lejos, de los Boxster RS 60 Spyder o Boxster Spyder, lanzados al mercado en los años 2008 y 2010, respectivamente. Tras ofrecerte la primera información y una extensa galería, en esta ocasión, tenemos la oportunidad de conducirlo.

La máxima potencia

Porsche-Boxster-Spyder-2

En esta ocasión, el primer título honorífico que luce nuestro protagonista es el colocarse como la versión más potente de la gama Boxster. Un hito que sería imposible conseguir sin la adopción de una nueva entrega del motor atmosférico de gasolina, con arquitectura de seis cilindros bóxer y 3,8 litros de cilindrada, que también utiliza el Cayman GT4 o el 911 Carrera S. Eso sí, para la ocasión, declara 375 CV y 400 Nm entre 4.750 y 6.000. Recordemos que, hasta el momento, la variante GTS era la más poderosa de la familia, con 330 CV.

El Porsche Boxster Spyder adopta una nueva entrega del motor atmosférico de gasolina, con arquitectura de seis cilindros bóxer y 3,8 litros de cilindrada, similar al del “Nueveonce”

En términos de prestaciones, es capaz de alcanzar los 290 km/h y de acelerar de 0 a 100 en apenas 4,5 segundos. Datos que se consiguen en colaboración con la propulsión trasera y una caja de cambios manual, de seis relaciones, sumamente precisa. De hecho, en Porsche, están convencidos de que lo manual es más divertido, aunque me temo que no se están refiriendo solo a la transmisión…

Toca trabajar

Porsche-Boxster-Spyder-3

Al igual que sucedía en el modelo anterior, el Boxster Spyder recurre a una capota de lona menos elaborada que la del resto de la gama. Con esta afirmación, que podría malinterpretarse, me estoy refiriendo a que, en busca de la máxima ligereza, se ha prescindido de algunos elementos de confort. Por ejemplo, emplea menos material aislante, tanto en términos climáticos como acústicos, a la vez que prescinde de gran parte del sistema de accionamiento eléctrico. A fin de cuentas, todo el proceso de descapotado debe hacerse de forma manual, bajado del coche. La única excepción se realiza al soltar o anclar la cubierta del marco del parabrisas, una acción que se lleva a cabo de forma automática, desde un mando en la consola central o la propia llave. A partir de ahí, se recoge tras las plazas traseras, en un proceso que dura aproximadamente un minuto. Por tanto, la maniobra resulta más rápida y sencilla que en el modelo anterior, en el que se debían llevar a cabo quince pasos, en unos tres minutos. Además, también se elimina la recomendación de no introducirlo en túneles de lavado ni de superar los 200 km/h con el techo montado.

Como mandan los cánones, todo el proceso de descapotado debe hacerse de forma manual, bajado del coche.

Como es lógico, el único objetivo de este sistema es reducir el peso hasta los 1.315 kilos. Una cifra que le permite colocarse como la opción más ligera de toda la gama Boxster. Otra medida destinada a reducir el peso es la supresión de los sistemas de sonido y aire acondicionado. Eso sí, si creen que no lograrán “sobrevivir” sin ellos, no hay de qué preocuparse, Porsche lo sigue ofreciendo como opción.

Al alcance de pocos

Porsche-Boxster-Spyder-4

Al principio, comentábamos que nos encontrábamos ante la versión más exclusiva de la gama, en virtud del precio base que declara, 92.442 €. A cambio, el conductor disfrutará de algunos detalles sumamente atractivos. Para empezar, el aspecto estético, donde luce un diseño frontal sumamente deportivo, similar al del Cayman GT4, que se remata, de serie, con unas llantas de aleación, exclusivas, de 20 pulgadas. Otras mejoras son la inclusión, por ejemplo, de un diferencial autoblocante mecánico, con reparto selectivo de par “PTV” (Porsche Torque Vectoring), o una suspensión deportiva específica, que rebaja la altura del conjunto en 20 milímetros. Además, el sistema de frenos también procede del que emplea el 911 Carrera S.

Son muchos los factores que permiten al Porsche Boxster Spyder como la opción más exclusivo de la gama: diseño, motor, prestaciones… También su precio, 92.442 €.

En marcha, las sensaciones son realmente buenas. Se trata de un coche muy directo, de reacciones vivas. El propulsor atmosférico destaca por su elasticidad, mejorando a medida que nos acercamos a la zona roja del cuentarrevoluciones. También, por su excelente respuesta y atractiva sonoridad, potenciada por un sistema de escape deportivo. Otro punto a su favor es la buena puesta a punto que lucen la dirección y la amortiguación, que garantizan una dinámica tan precisa como efectiva. En resumen, todo esto permite al biplaza alemán colocarse como un digno heredero de la genuina estirpe Spyder, tan veloz y exclusivo que resulta complicado resistirse a sus encantos.

PORSCHE BOXSTER SPYDER
Tipo de motor Gasolina, 6 cilindros bóxer, atmosférico
Cilindrada 3.800 cm3
Potencia 375 CV a 6.700 rpm
Par máximo 420 Nm entre 4.750 y 6.000 rpm
V. máxima 290 km/h
Aceleración 4,5 (0 a 100 km/h)
Consumo 9,9 l/100 km (mixto)
Medidas 4.414 / 1.801 / 1.262 mm
Neumáticos 235 / 35 R20 (del.)
265 / 30 R20 (tras.)
Peso en vacío 1.315 kg
Maletero 150 l
Precio base 92.442 €
Lanzamiento Julio de 2015

Escribe tus Comentarios