Máxima tecnología en la prueba del BMW Serie 7

Máxima tecnología en la prueba del BMW Serie 7

Como mejor representante de la marca, el BMW Serie 7 trae consigo el máximo lujo, unos motores potentes y toda carga tecnológica que te puedas imaginar. Tras ponerme al volante, estas son mis conclusiones…

Hasta ahora, en todos mis años de profesión, nunca se me había pasado por la cabeza. Sin embargo, a la hora de llevar a cabo la prueba del BMW Serie 7, la tentación ha sido demasiado fuerte como para resistirse. Más, si cabe, tras hacerme con las llaves de un flamante 750Li xDrive, con batalla extendida. Así, me tomo unos minutos para acomodarme en las plazas traseras y le entrego las llaves del coche a uno de mis compañeros. “Bautista, cuando quiera, podemos comenzar”.

Pura comodidad

Prueba-BMW-Serie-7-2

De este modo, me esperan algo más de cien kilómetros de puro relax y confort. Los primeros, “escondido” tras los cristales tintados y las cortinillas de las lunas traseras, inmerso en el peor tráfico urbano. Pese a todo, nada perturba la paz de mi mente. Mientras los peatones me miran como si se tratara de un miembro del Gobierno, voy jugueteando con la tableta “Touch Command”, desde la que puedo manejar hasta el último parámetro.

Más que para disfrutar de la conducción, la berlina de lujo germana está enfocada a ofrecer el máximo confort a los ocupantes de las plazas traseras

Primero, coloco el asiento en posición confort, por lo que puedo ir prácticamente reclinado. A continuación, configuro la temperatura a mi gusto y acciono la función de masaje. Luego conecto la televisión, ya que tengo una pantalla de 10,0 pulgadas para mí solo. Como no hay nada de mi gusto, sintonizo a través de la radio digital mi emisora favorita. Nada mejor que escuchar buena música para disfrutar del programa de actividad física “Vitality”, una curiosa aplicación que me propone distintos ejercicios sin moverme del asiento. Así da gusto mantenerse en forma…

Unas prestaciones de primera

Prueba-BMW-Serie-7-3

Cuando levanto la vista y miro por la ventanilla, veo que vamos un poco rápido. La verdad, me quedo sorprendido, ya que aquí detrás apenas se percibe: la insonorización es fabulosa y la suspensión filtra hasta la última regularidad del asfalto, a la vez que contiene toda sensación de balanceo. Vuelvo a la tableta y veo que Bautista me lleva por la autovía a una velocidad inconfesable. La verdad, no es algo que me importe, la multa va a ser para él. Ahora bien, constato que la media de consumo es algo elevada, rondando los 15 litros cada 100 kilómetros. No me parece tanto, ya que la variante 750i recurre a un propulsor V8 de gasolina, dotado de dos turbocompresores, que declara 450 CV de potencia y unas prestaciones de escándalo: la velocidad está limitada electrónicamente a 250 km/h y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,6 segundos. Sin embargo, como no tengo prisa en llegar le pido que baje el ritmo.

La variante 750i recurre a un propulsor V8 de gasolina, dotado de dos turbocompresores, que declara 450 CV de potencia y unas prestaciones de escándalo

Entonces, compruebo cómo acciona el control de velocidad de crucero adaptativo, que adecua el ritmo automáticamente al límite de la vía, y el sistema que BMW denomina de dirección semiautomática. Su funcionamiento es similar a un sistema activo de alerta por cambio involuntario de carril, con la salvedad de que, mientras que el conductor tenga las manos en el volante, la dirección siempre mantendrá el coche dentro del carril. Desde luego, Bautista no se gana el sueldo… Antes de partir, le he pillado sacando el coche de la plaza de garaje como el nuevo sistema de aparcamiento remoto, que se maneja desde una llave que ya casi parece un teléfono inteligente. Y, por si no fuera poco, ahora se dedica a manejar la pantalla multifunción del salpicadero sin tocarla, gracias al nuevo control gestual. Cómo está el servicio…

Toca ponerse al volante

Prueba-BMW-Serie-7-4

Tras vivir unos kilómetros como una persona de bien, decido que lo mejor es ponerme al volante. Y no puedo elegir mejor momento, ya que a los pocos minutos abandonamos la autopista para coger una carretera convencional de un trazado bastante exigente. La primera sensación que tengo es lo bien que empuja el propulsor, sobre todo, a partir de las 3.500 o 4.000 revoluciones. También, lo ágil que resulta, algo en lo que ponen su granito de arena la suspensión neumática adaptativa, las estabilizadoras activas y la dirección a las cuatro ruedas. De hecho, enlaza curvas con una facilidad pasmosa, para su tamaño y prestaciones, y solo la estrechez de la carretera me frena de seguir buscando los límites. Cualquiera diría que voy a los mandos de una berlina de lujo.

En marcha, la dinámica de conducción puede contar con poderosos aliados, como la suspensión neumática adaptativa, las estabilizadoras activas y la dirección a las cuatro ruedas

Otra gran novedad es el sistema “Driving Experience Control”, que a los modos conocidos, “SPORT”, “CONFORT”, “CONFORT+” y “ECO PRO”, añade uno adicional, denominado “ADAPTIVE”, que se adapta automáticamente a nuestra conducción. Antes de finalizar, les diré que el 750i está disponible con batalla larga o normal, pero siempre unido al sistema de tracción total “xDrive” y a la caja de cambios automática con convertidor de par “Steptronic”, de ocho velocidades.

Satisfacción plena

Prueba-BMW-Serie-7-5

Después de tan lujosa experiencia, llega el turno de conducir la que, con total seguridad, es la versión más “terrenal”, el 730d. También está disponible con el cambio automático y los dos tipos de carrocería, aunque se puede escoger entre tracción integral o propulsión trasera. En este caso, se recurre a un propulsor turbodiésel de 3,0 litros de cilindrada y 265 CV, que declara un consumo medio oficial de 4,5 litros cada 100 kilómetros. En marcha, sorprende que resulte casi tan refinado como el propulsor de gasolina, con un rendimiento más cercano de lo que a priori podría parecer.

Tras disfrutar con la prueba del BMW Serie 7, solo me queda por decirte que ya está a la venta, desde 94.650 €. Aquí puede consultar todos los precios. Más adelante, a lo largo del próximo año, llegará la variante híbrida enchufable, el Serie 7 PHEV, con una potencia de 326 CV, un consumo medio de 2,1 litros cada 100 kilómetros y una autonomía de cuarenta kilómetros. Ya estoy deseando poder conducirlo…

BMW 750Li XDRIVE
Tipo de motor Gasolina, 8 cilindros en V, biturbo
Cilindrada 4.395 cm3
Potencia 450 CV entre 5.500 y 6.000 rpm
Par máximo 650 Nm entre 1.800 y 4.500 rpm
V. máxima 250 km/h (autolimitada)
Aceleración 4,5 s (0 a 100 km/h)
Consumo 12,7 l/100 km (mixto)
Medidas 5.238 / 1.902 / 1.485 mm
Neumáticos 245 / 40 R20 (del.)
275/ 35 R21 (tras.)
Peso en vacío 1.915 kg
Maletero 515 l
Precio base 137.900 €
Lanzamiento Octubre de 2015

Escribe tus Comentarios