Deportividad discreta, prueba Audi S5 Coupé

Deportividad discreta, prueba Audi S5 Coupé

Prueba Audi S5 Coupé, distinguido y dinámico

La gama A5 acaba de ser renovada por completo. De hecho, hace poco, ya te contamos todas las novedades que incluía la última entrega del cupé alemán. Incluso, acaba de ser portada en ALTAGAMA y protagonista de una exposición en el Museo Audi. Por eso, al llegar a la presentación internacional del nuevo modelo, en tierras portuguesas, nuestro interés se dirige hacia el representante más deportivo de la gama, hasta la llegada del esperado RS 5. En efecto, estamos hablando del nuevo Audi S5 Coupé que, en esta última entrega, adopta un nuevo motor de gasolina.

Más ligero y atractivoPrueba Audi S5 Coupé

Construido sobre la plataforma modular MLB-Evo, el modelo alemán, del que por ahora solo se ha dado a conocer la carrocería de dos puertas, alcanza los 4,69 metros de longitud, 1,85 de anchura y 1,37 de altura. Respecto a la distancia entre ejes, se reduce ligeramente hasta los 2,76 metros, mientras que el peso queda cifrado en 1615 kilogramos; 60 menos que el modelo anterior.

En términos de diseño, sus rasgos siguen la línea marcada por el cupé de referencia de la firma, el TT, aunque con ciertas particularidades. Por ejemplo, algunos de los aspectos que marcan su carácter son el abombamiento del capó (al más puro estilo power dome) o la tercera luz de freno, que recorre toda la parte superior de la luneta trasera. Por lo demás, cuenta con faros con tecnología de tipo LED de serie, los “Matrix LED” quedan reservados como opción, al tiempo que ofrece la posibilidad es escoger entre distintos modelos de llantas de aleación, de 18 y 19 pulgadas, y hasta once colores exteriores. De dicha paleta, dos son nuevos: el “azul Navarra” y el “rojo Misano”.

Alma de biplazaPrueba Audi S5 Coupé

Por dentro, el Audi S5 Coupé cuenta con 2+2 plazas y una habitabilidad, sobre el papel, algo mejor. Pero vayamos por partes y centrémonos en el puesto de mandos. Para el conductor, resulta realmente sencillo encontrar la postura perfecta. Algo que, a decir verdad, es una cualidad que comparten la mayoría de los modelos de la firma. Además, en este caso, se recurre a los asientos deportivos “S”, con reposacabezas integrados, que recogen el cuerpo a la perfección.

Más allá de la calidad de realización, y de los buenos ajustes, lo que más llama la atención es el cuadro de instrumentos completamente digital “Audi virtual cockpit”, opcional, con una medida de 12,3 pulgadas. No tanto por lo novedoso, ya que lo emplean A3, A4, TT, Q7 y R8, sino por la cantidad de información que ofrece… y la manera tan atractiva de mostrarla. Por supuesto, como es habitual, cuenta con una configuración adicional frente al del resto de la gama A5, más deportiva, que puede incluir un cuentarrevoluciones de grandes dimensiones, con el velocímetro ubicado en su interior.

Prueba Audi S5 Coupé

En términos de habitabilidad, como todo buen cupé, está pensado para dos adultos… y los niños que se vayan sumando a la fiesta. En este sentido, según las palabras de la propia marca, se ha mejorado el espacio en las plazas posteriores, con una longitud que ha crecido 23 milímetros. Sin embargo, el adulto que mida en torno a 1,80 metros y vaya a viajar en ellas se encontrará con un par de problemas: el acceso es estrecho y, una vez acomodado, tendrá que viajar ligeramente agachado. Otra cosa es el maletero, que gana 10 litros para alcanzar un total de 465 y colocarse en lo alto del segmento.

3.0 TFSI, pura evoluciónPrueba Audi S5 Coupé

Aunque el nombre es el mismo, 3.0 TFSI, el motor V6 de gasolina que da vida al S5 poco tiene que ver con su antecesor. Además de la denominación, comparte los datos de diámetro y carrera… y poco más. De hecho, cuenta hasta con 800 piezas nuevas. Entre ellas, un turbocompresor de doble entrada (twin-scroll), ubicado entra las dos bancadas de cilindros, que se encarga de sustituir al clásico compresor de la anterior mecánica. De este modo, con los mismos 3,0 litros de cilindrada, se consiguen 354 CV entre 5.400 y 6.400 rpm y un par máximo de 500 Nm entre 1.370 y 4.500. En resumen, comparado con el S5 precedente, regala al conductor 21 CV y 60 Nm adicionales de par. Todo, con un gasto medio oficial de 7,3 litros cada 100 kilómetros. Es cierto, durante nuestra prueba fue superior, cercano a los 10,0 litros, aunque debemos reconocer que le sacamos todo el partido, sin ser especialmente cuidadosos con el consumo. A fin de cuentas, con un coche que declara una velocidad máxima de 250 km/h –limitada electrónicamente– y de una aceleración de 0 a 100 en 4,7 segundos… ¿quién podría resistirse?

Habilidoso y deportivoPrueba Audi S5 Coupé

En marcha, el S5 Coupé resulta más dinámico de lo que pudiera parecer a simple vista. Una agilidad que empieza a cimentarse en la mencionada reducción de peso. Otro punto a su favor es la veloz transmisión automática con convertidor de par “tiptronic”, de ocho relaciones, así como la tracción total “quattro”, ambas obligatorias, complementada por el reparto selectivo de par “torque vectoring”. En condiciones normales, el reparto es de un 40 por ciento, al eje delantero, y un 60, al trasero. Ahora bien, en caso de necesidad, puede llegar a enviar hasta un 70 por ciento delante y 85, detrás. Dicho esto, opcionalmente, se puede seguir equipando el diferencial deportivo en el tren posterior. Para redondear el conjunto, se incluye el control dinámico de la conducción “Audi drive select”, con cinco modos, y la suspensión deportiva “S”, que puede dejar paso a la adaptativa “CDC” (continuous damping control).

Al volante, las sensaciones son bastante mejores que en el modelo precedente, con un tren delantero realmente preciso y un motor muy utilizable, con una franja óptima realmente amplia.  En resumen, corre mucho… aunque pudiera no parecerlo. Algo que debe agradecerse a la buena insonorización y al reglaje de las suspensiones, que garantizan un elevado grado de confort… sin descuidar el aspecto dinámico.

El resto, con cinco motores para elegir

Más allá del S5 Coupé, la gama del A5 “convencional” está compuesta por cinco opciones, tres turbodiésel y dos de gasolina, que se puede combinar con tres cajas de cambios: manual, de seis marchas: automática con convertidor de par “tiptronic”, de ocho; o automatizada de doble embrague S tronic, de siete. Del mismo modo, existen otros tantos sistemas de tracción: delantera, total “quattro” e integral “quattro ultra”. Volviendo a los propulsores, encontramos el tetracilíndrico 2.0 TDI, de 190 CV, con su correspondiente versión “ultra”, y dos opciones del seis cilindros 3.0 TDI, con 218 y 286 CV. Respecto a los de gasolina, es posible decantarse por el 2.0 TFSI de 190 CV, también con variante ultra, y el 2.0 TFSI, con 252.

Por lo demás, aunque aún no se han dado a conocer los precios, se sabe que se podrán realizar pedidos durante este mismo mes de julio, con las primeras entregas previstas para otoño. En ese momento, se dará a conocer la carrocería “Sportback”, de cinco puertas, mientras que para los “Cabrio” y RS 5 habrá que esperar hasta 2017.

Prueba Audi S5 Coupé 3.0 TFSI 354 CV quattro tiptronic

Tipo de motor Gasolina, 6 cilindros en V, turboalimentado
Cilindrada 2.995 cm3
Potencia 354 CV entre 5400 y 6400 rpm
Par máximo 500 Nm entre 1370 y 4500 rpm
V. máxima 250 km/h (autolimitada)
Aceleración 4,7 s
Consumo 7,3 l/100 km (mixto)
Medidas 4692 / 1846 / 1368 mm
Neumáticos 245 / 40 R 18
Peso en vacío 1.615 kg
Maletero 465 l
Precio base N.D.
Lanzamiento Julio de 2016

 

Escribe tus Comentarios