Talleres ilegales: por qué no debes reparar ahí tu coche

Talleres ilegales: por qué no debes reparar ahí tu coche

 

¿Te han hablado muy bien de un taller ilegal y te planteas ir solo porque es algo más barato que uno legal? Un 20 % de los talleres que están operativos actualmente en España no tienen las licencias pertinentes para trabajar. Y aunque algunos de ellos parezcan, en apariencia, seguros, pueden acabar provocando un problema a los clientes y poner en riesgo la seguridad vial.

Estos negocios fraudulentos no cuentan con los permisos reglamentarios, tampoco pueden acceder a la información técnica del coche en cuestión y no poseen las licencias y las autorizaciones que la ley considera obligatorias. Aparte de estos aspectos que afectan directamente a los clientes, es necesario remarcar que tampoco cumplen las normativas relativas a la seguridad laboral o la gestión medioambiental de los residuos. Si necesitas una factura, olvídate porque, al no poder realizar estos servicios, tampoco podrán dártela.

¿Son seguros?

Todas las reparaciones que hagas en un taller ilegal no tendrán garantía, ya que ni ellos pueden ejercer como taller ni tú tienes la factura que te pueda demostrar qué han hecho a tu coche. Nadie te asegura que las personas que ahí trabajan sean realmente mecánicos, como tampoco puedes conocer el origen de los recambios que te están instalando en el vehículo.
Los puedes reconocer porque no tienen la placa identificativa que concede la Consejería de Industria. La normativa indica que debe estar expuesta en la entrada del establecimiento, así que si no consigues verla, sospecha. Además, carecen de carteles informativos que indiquen los precios de la mano de obra, los horarios…

A la hora de realizar la reparación, no te pasarán el presupuesto por escrito ni accederán a emitirte una factura. Normalmente, trabajan a puerta cerrada, aunque algunos tienen una apariencia similar a la de un taller legal. En otros casos, en cambio, es evidente que son fraudulentos porque están ubicados en garajes de chalets y domicilios particulares o, directamente, lo reparan en la calle o en un descampado. La mayoría de ellos están ubicados en la periferia de las ciudades y en las zonas rurales.

¿Qué puedes hacer?

Si te encuentras con un taller ilegal, puedes denunciarlo a través de las vías convencionales, es decir, a través de la propia Policía si lo que quieres es realizar una denuncia formal en el caso de que te hayas visto afectado por uno de ellos o mediante alguna organización que vela por el derecho de los consumidores (OCU o FACUA, por ejemplo). También puedes hacerlo a través de CETRAA, la confederación que aúna los talleres de reparación de automóviles españoles y que en su página web cuenta con una sala de denuncia.

La próxima vez que visites un taller, asegúrate de que tenga la placa identificativa y que posee la maquinaria necesaria para realizar las reparaciones. Pide siempre un presupuesto previo por escrito cuando se trate de una avería mayor y consulta el precio de la mano de obra. Al pagar, solicita la factura y guárdala bien.

Escribe tus Comentarios