Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: comparativa

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: comparativa

Ante un veterano como el Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180, el Renault Talisman dCi 160 se configura como portavoz de peso para hacerse con la supremacía francesa en el segmento de las berlinas medias generalistas. Una disputa, eso sí, más igualada de lo esperado.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: fotos

En las urnas (léase en la calle) los seguidores de la política planteada por el curtido Peugeot 508 son aún bastantes, pese a sus años de desgaste en la contienda electoral.

De hecho, atendiendo a las cifras de ventas en el acumulado de enero a agosto de 2017 (los últimos datos disponibles), el Peugeot ha despachado incluso más unidades que las de una de las últimas alternativas de ‘gobierno’, el Renault Talisman.

Ahora bien, las estadísticas también dejan claro que mientras uno cada vez logra menos votos, el Peugeot, el otro está en ese periodo de darse a conocer, captando nuevos adeptos para completar sus filas.

Y no es para menos, porque de entrada es una propuesta que entra mejor por los ojos, más moderna y con un discurso actualizado en lo que toca a equipamiento.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: interiores

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160. Salpicadero Peugeot 508Con hincapié en las nuevas tecnologías, el Renault Talisman dCi 160 aboga por un aire sofisticado (llama más la atención que su rival), pero con algunos pequeños defectos de nacimiento.

Detalles como un ensamblado mejorable de ciertos plásticos interiores o el roce de los asientos delanteros con la consola (provoca ruidos parásitos), por ejemplo, restan algo de empaque, si bien en líneas generales luce un aspecto bien conseguido.

Respalda su imagen, siguiendo con lo que aporta una vez dentro, una pantalla táctil posicionada en vertical desde la que se manejan, con cierta agilidad (una vez aprendidas), todas las funciones del vehículo.

En este sentido, está no uno sino dos pasos por delante del Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180. Éste se apoya en un equipo multimedia que, aunque completado en las distintas actualizaciones del modelo, juega en inferioridad de condiciones: su pantalla, de menor tamaño, se ve peor ante los reflejos del sol y carece de un mando multifunción para operar. En definitiva, acusa el paso del tiempo.

La instrumentación, digital en el Renault y de grafías más vistosas, también impone un diseño más fresco, frente a los tradicionales relojes analógicos de su oponente.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160. Renault Talisman salpicaderoEn el primero, la lectura de la velocidad es rápida y clara, y la esfera central cambia según el modo de conducción elegido. El segundo expresa el estilo de otra época y sin duda pide, al menos en este apartado, un pronto relevo.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: habitabilidad

Cuestión estética aparte, en lo que a amplitud se refiere no hay grandes diferencias. Sus carrocerías generosas, ligeramente más voluminosa la del Renault Talisman dCi 160 en todas las mediciones exteriores, posibilitan buenos habitáculos para cuatro personas.

Ojo, el respaldo más duro de la plaza central trasera, común, limita su utilización para largos desplazamientos si viaja un quinto pasajero.

Al mismo tiempo, el producto de Renault está mejor resuelto y aprovecha más el espacio disponible, como atestiguan los huecos más grandes que hay en la consola o en las puertas para dejar pequeños objetos cotidianos.

Más atrás, en la zona de carga, uno y otro despliegan maleteros de buena capacidad (gana el Renault Talisman dCi 160), pero con una boca de acceso perjudicada por la figura de sus carrocerías de cuatro puertas

Además, de plegar los asientos posteriores la superficie resultante no es totalmente plana y tampoco libera un hueco como para transportar piezas voluminosas.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: motores

Generalmente, el usuario tipo de estas berlinas demanda mecánicas solventes y austeras para hacer muchos kilómetros. De otro modo: que no gasten y corran lo suficiente yendo bien cargados, cualidades que cumplen con nota los turbodiésel planteados.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160. Renault Talisman traseraEl tetracilíndrico 2.0 BlueHDI del Grupo PSA, en su nivel más alto de potencia (180 CV), es un poco más resolutivo ante el primer pisotón de acelerador, fruto también de 20 CV a su favor.

En ciudad, donde se prodigan continuos cambios de ritmo y salidas desde parado, evidencia un nivel de rumorosidad más elevado al de su oponente, aunque a velocidad de crucero termina camuflándolo y propiciando viajes agradables.

Es más, en entornos urbanos y en atascos su sistema de parada y arranque automáticos de motor se erige como uno de los mejores del mercado: apenas se nota cuando actúa, ya que no produce movimientos ni vibraciones parásitas, y es muy rápido.

En la parte contraria, el propulsor más moderno 1.6 dCi de Renault, de arquitectura biturbo (una turbina pequeña para agilizar la respuesta a bajo régimen y otra más grande para consolidar la entrega de fuerza a medias y altas vueltas), presume de un trabajo más refinado.

En cualquier gama de revoluciones la energía fluye de forma más dulce y lineal. Condición que, a la postre, transmite al conductor una impresión de ser más lento de lo que es. Sí es verdad que cede algunos metros, pocos, en salida, pero siempre muy cercano a su compatriota.

Sin opción a montar cambios manuales, las dos berlinas galas acompañan sus mecánicas de cajas automáticas. Mientras que el Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 adopta un esquema con convertidor de par, de seis relaciones, el Renault Talisman dCi 160 sube el listón de la mano de una transmisión automatizada de doble embrague EDC, con las mismas marchas. Es más rápida, pero al maniobrar resulta más imprecisa, puestos a mover el coche lentamente.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160. Peugeot 508 frontalEn la contención del gasto los dos sobresalen. De hecho, disponer de una buena caballería no les penaliza, todo lo contrario. La cifra homologada nos indica, en ambos, un valor irrisorio: 4,4 l/100 km en el 508 y apenas una décima más en el Talisman.

La media en uso real es igualmente favorable al primero por muy poco margen, siempre con registros cercanos a los 6,0 l/100 km.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: comportamiento

A la hora de convencer con su “programa electoral”, el Peugeot compite en cierta desventaja. A los mandos ofrece buena dinámica, pisa con solidez y transmite confianza. Como contrapunto, su dirección peca de cierta dureza, es más incómoda en los giros lentos y al aparcar. Nada que ver con la dulzura del movimiento de volante que respalda al modelo de Renault.

No obstante, los elementos que marcan diferencias son otros: el aporte a la conducción de la suspensión pilotada electrónicamente y del eje trasero direccional 4CONTROL (las ruedas posteriores giran a la par de las delanteras, o en sentido opuesto, según la velocidad). Conceden una estabilidad soberbia, amén de mayor agilidad.

Manos a la obra, con muy poco giro el Renault Talisman dCi 160 se circunscribe al interior del viraje con determinación plena. Su funcionamiento varía dependiendo del perfil de conducción seleccionado (hay cinco programas a escoger mediante el sistema Multi-Sense), otro extra del que no goza su rival.

El único pero es que con el 4CONTROL instalado el depósito de carburante pierde cinco litros de capacidad (se queda en 47), muy lejos de los generosos 72 litros que aporta su adversario.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160. Los dos barridoAsimismo, el Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 transmite más la carretera al habitáculo; es decir, ruidos mecánicos, vibraciones, el propio paso del viento… se dejan notar más sobre los ocupantes. En un escalón un poco superior, la conducción del otro francés es globalmente más agradable.

Para terminar, en el equipamiento de cada uno hay de todo. La completa dotación de serie incluida responde a tratarse de los acabados más altos de cada gama (con precios muy igualados, por cierto), aunque por su condición de ser la novedad el Renault Talisman dCi 160 gana estas elecciones. Una primera vuelta de la que sale victorioso a la espera de que Peugeot dé relevo a su veterana berlina media.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: conclusión

Hoy por hoy, mi voto es para la propuesta del Renault Talisman dCi 160. El líder de Renault no solo vende apariencia, también convence gracias a su eje trasero direccional. Por motor, ambas alternativas aseguran buen rendimiento y un ajustado consumo.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 o Renault Talisman dCi 160: valoración

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180 Renault Talisman dCi 160
Imagen 3 5
Acabado 4 3
Puesto de conducción 4 4
Habitabilidad 4 4
Maletero 3 4
Motor 4 4
Recuperación 4 4
Prestaciones 4 4
Dirección 3 4
Caja de cambios 4 4
Frenos 4 4
Estabilidad 4 5
Consumo 5 5

*5 es lo máximo, 1 lo mínimo

Texto: Juan Pablo Esteban.
Fotos: Paloma Soria.

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180: ficha técnica

Tipo de motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado
Cilindrada 1.997 cm3
Potencia 180 CV entre 3.750 rpm
Par 400 Nm a 2.000  rpm
Velocidad máxima 225 km/h
Aceleración 8,5 s (0 a 100 km/h)
Consumo 4,4 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al) 4.830 / 1.828 / 1.456 mm
Neumáticos 235 / 45 R 18
Peso en vacío 1.540 kg
Maletero 473 l
Precio base 40.300 euros

Renault Talisman dCi 160: ficha técnica

Tipo de motor Diésel, 4 cilindros en línea, biturbo
Cilindrada 1.598 cm3
Potencia 160 CV a 4.000 rpm
Par 380 Nm a 1.750 rpm
Velocidad máxima 215 km/h
Aceleración 9,4 s (0 a 100 km/h)
Consumo 4,5 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al) 4.848 / 1.868 / 1.463 mm
Neumáticos 245 / 40 R 19
Peso en vacío 1.522 kg
Maletero 515 l
Precio base 40.900 euros

Peugeot 508 2.0 BlueHDi 180: equipamiento

DE SERIE. Asistente al arranque en pendiente; control de velocidad de crucero con limitador; sistema de control del ángulo muerto; sistema de monitorización de presión de neumáticos; sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara de asistencia; arranque y parada automáticos del motor con alternador reversible; asistente de luz de carretera; llantas de aleación GT de 18 pulgadas; tren delantero específi co; pilotos y ópticas delanteras FullLED; faros antiniebla LED con giro de luz en curva; freno de estacionamiento electromecánico; tapicería mixta de tela y cuero con costuras en rojo; asientos delanteros eléctricos y calefactables; climatizador bizona; acceso y arranque sin llave; Head-up display; retrovisor interior electrocrómico; sistema de navegación 3D NAC TOMTOM con pantalla táctil de 7,0 pulgadas; equipo de sonido Arkamys con seis altavoces y streaming audio; lector CD; toma USB y auxiliar, y Bluetooth.

OPCIONAL. Pintura metalizada Gris Artense (481 euros); techo solar eléctrico (770 euros); climatizador de cuatro zonas (433 euros); sistema de alarma antirrobo (289 euros) y llantas de aleación de 19 pulgadas GT Style (385 euros).

Renault Talisman dCi 160: equipamiento

DE SERIE.  Asistente en frenadas de emergencia SAFE; monitorización de la presión de los neumáticos; asistente al arranque en pendientes; alerta de distancia de seguridad y por cambio de carril; asistente de luz de carretera; reconocimiento de señales; control de velocidad de crucero adaptativo; sensores de aparcamiento delanteros y traseros; parada y arranque automáticos del motor Stop & Start; control dinámico de la conducción Renault Multi-Sense; suspensión pilotada; cuatro ruedas direccionales 4CONTROL; llantas de aleación de 19 pulgadas; pilotos y faros full LED PURE VISION con luz de curva; Head-up display; tapicería de cuero; asientos delanteros eléctricos con memoria, masaje, calefacción y ventilación; equipo de sonido Premium Bose Surround System con trece altavoces; lector CD MP3; sistema multimedia R-LINK 2 con navegador 3D y pantalla táctil de 8,7 pulgadas; USB delanteros y traseros, y Bluetooth.

OPCIONAL.  Pintura metalizada Azul Cosmos (550 euros); cámara trasera y asistente de aparcamiento Easy Park Assist (500 euros); control de los ángulos muertos (300 euros) y portón eléctrico con función manos libres (550 euros).

Escribe tus Comentarios