¿ITV caducada? Esto es lo que te puede pasar

¿ITV caducada? Esto es lo que te puede pasar

 

Estás tan acostumbrado a ver la pegatina de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en el parabrisas que ni te fijas en la fecha que está marcada. Aunque parezca un error de novato, olvidarte de pasar la revisión es muy habitual y casi seguro que te acaba ocurriendo en alguna ocasión. De hecho, se calcula que en España hay alrededor de dos millones de vehículos que circulan con la ITV caducada.

Alegar que ha sido un mero despiste y no una forma de eludir la obligación no te librará de la sanción si te cazan. La única forma de conseguirlo es cruzarte con un agente que crea tu versión y se trata de un caso excepcional que solo se da, de vez en cuando, si ha pasado como máximo un mes desde que tenías que haberla pasado. No te confíes, podrían multarte perfectamente, así que dependes de la buena fe del agente en cuestión.

Las cuantías

Además de los despistados, también están los conductores que tienen miedo a pasar la ITV por si les detectan una avería grave cuya reparación pueda ser muy cara. Se trata de vehículos que no son seguros de conducir y los propios conductores lo saben pero deciden continuar circulando en estas condiciones a pesar de enfrentarse a una sanción y del grave peligro que suponen tanto para los integrantes del vehículo como para el resto de usuarios de la vía.

Muchos de ellos puede que no sepan cuál es el riesgo que están asumiendo con esta acción, ya que las consecuencias no son precisamente una tontería. La sanción mínima por llevar la ITV caducada es de 200 euros. Además, si quien lo detecta es la cámara de un radar especialmente equipado para ello, podría, incluso, tramitar la baja automática del vehículo. Si el que te pilla es un agente, te dará un plazo de diez días para que puedas solventarlo y, si no lo haces, también se dará de baja al vehículo en cuestión. En este caso poco te importaría la ITV, ya que estarías conduciendo un vehículo que no tiene permitido circular por las carreteras.

Cuando el coche no reúne las condiciones técnicas para ser considerado seguro, la cuantía se eleva a 500 euros. Si has acudido a pasar la ITV y el resultado ha sido desfavorable, la multa será del mismo importe que si no hubieses ido al centro, es decir, 200 euros, pero en este caso tienes dos meses para arreglar las averías e intentar pasar de nuevo la ITV. Como ves, un descuido podría salirte muy caro, igual que intentar hacer trampas y no pasar la ITV.

Escribe tus Comentarios