Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV, a prueba

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV, a prueba

El Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV aporta razones a quienes opinan que un modelo así siempre será mejor que un SUV. Y es que ofrece un excelente espacio interior, gran dinámica de conducción y un maletero base de 552 litros.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: fotos

El Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV llega con importantes argumentos para convencer, especialmente a aquellos que se han despistado con la evolución protagonizada por Kia en los últimos años.

Combina un perfil familiar con una imagen muy dinámica, enfatizada en el acabado GT Line, junto a una zaga peculiar afinada en la parte final. Pero sus principales bondades se encuentran en el interior.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: interior

Es el claro ejemplo del salto cualitativo que ha experimentado el fabricante en sus modelos recientes, con gran nivel de acabados y una notoria sensación de calidad.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV. SalpicaderoAl tratarse de la versión GT Line dispone de un equipamiento muy completo (asientos de cuero, climatizador de tres ambientes, pantalla táctil de ocho pulgadas…) al que la unidad probada añade pack Luxury (1.600 euros) y caja de cambios automática con levas en el volante (2.000 euros).

Al sentarnos en el puesto de mando encontramos un detalle propio de vehículos de categoría superior: presionamos el botón de arranque y volante y asiento se desplazan a la posición de conducción previamente asignada, lo que mejora la entrada y salida del conductor.

Los asientos se regulan de forma eléctrica. Llevan bordado el símbolo de GT y una microperforación para mejorar la ventilación, sin olvidar que son calefactables en todas las plazas laterales.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: habitabilidad

La posición de marcha es cómoda y bastante ergonómica. Las plazas traseras disponen de mucho espacio; no en vano, es uno de los motivos por los que el Kia Optima ha sido elegido por gremios que lo dedican al taxi paralelo, o VTC: su generosa batalla se deja notar en las plazas traseras, sobre todo en la holgura para las piernas, que gana 25 mm respecto a su predecesor.

El maletero también crece hasta los 552 litros, con una boca de acceso amplia y un piso plano que incluye raíles para sujetar la carga.

Otro acierto es que se nota el trabajo en la insonorización: solo se escucha el roce con el aire y el pisar de las ruedas; ni rastro del motor diésel.

El volante multifunción es de cuero y con buen tacto, con profusión de botones (incluye cuatro selectores) que tal vez requieran algo de tiempo para aprender y controlar. Desde ahí se maneja además una pantalla situada en el cuadro (de 4,3 pulgadas), entre el velocímetro y el cuentavueltas, que ofrece toda la información, con multitud de datos que, por momentos, puede resultar difícil encontrar lo que se busca, lo que obligaría a apartar demasiado la vista de la carretera.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV. Barrido a izquierdaDesde el volante también se pueden manejar algunos controles ubicados en el sistema de infoentretenimiento, con display de ocho pulgadas en este acabado, mientras que es de agradecer que elementos como el climatizador dispongan de un control propio en la consola para no tener que trastear demasiado por carpetas y submenús en la pantalla.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: motor

En el diésel analizado, un 1.7 de 141 CV asociado a una caja automática de doble embrague DCT de seis marchas, hay tres programas de conducción: Eco, Normal y Sport, que apura más la mecánica.

Homologa 4,6 l/100 km que, en nuestra prueba, subieron a 5,8 l/100 km. Las transiciones del cambio son suaves (se puede manejar desde levas detrás del volante).

Por su parte, el paso por curva resulta firme, mientras que la dirección responde a la perfección cuando se atacan curvas. A todo ello, el coche filtra bien la rugosidad del asfalto, tanto que a veces se echa en falta mayor información sobre el estado del firme.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: conclusión

El Kia Optima es uno de los modelos que mejor aprovecha su interior, algo que se acentúa en su versión familiar Sportswagon. Una excelente opción ante la pujante moda todocamino por versatilidad, precio, gasto y dinamismo de marcha.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: valoración

Precio: 4

Prestaciones: 4

Comportamiento: 4

Consumo: 4

*5 es lo máximo, 1 lo mínimo

Texto: Carlos Olmo.
Fotos: Paloma Soria.

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: ficha técnica

Motor térmico Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado
Cilindrada 1.685  cm3
Potencia 141 CV a 4.000 rpm
Par 340 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm
Velocidad máxima 203 km/h
Aceleración 11,1 s (0 a 100 km/h)
Consumo 4,6 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al) 4.855 / 1.860 / 1.470 mm
Neumáticos 235 / 45 R18
Peso en vacío 1.635 kg
Maletero 552 l
Precio base 40.130 euros

Kia Optima Sportswagon 1.7 CRDI 141 CV: equipamiento

DE SERIE. Mantenimiento de carril; reconocimiento de señales; asistente de alumbrado; panel de instrumentos TFT de 4,3 pulgadas; navegador; audio Harman/Kardon; tapizado en piel; control de crucero; Bluetooth; asientos eléctricos y volante climatizados; sensores de aparcamiento; llave inteligente; cargador inalámbrico de móvil y portón trasero automatizado.

OPCIONAL. Pack Luxury, con asistencia a la frenada de emergencia, detector de obstáculos en los ángulos muertos, alerta de tráfico trasero, control de crucero adaptativo y cámara de visión 360º (1.600 euros)

 

Escribe tus Comentarios