Maui Jim, las gafas de sol para los amantes de la carretera

Maui Jim, las gafas de sol para los amantes de la carretera

 

Con la llegada del verano y del buen tiempo, las gafas de sol se convierten en un complemento imprescindible cuando nos ponemos al volante. A la hora de escogerlas, además de la estética del modelo, es muy importante comprobar que protegen bien los ojos y que, en caso de estar pensadas para llevarlas mientras se conduce un vehículo, sean capaces de evitar los deslumbramientos.

Las gafas de sol Maui Jim nacieron en las playas de Maui (Hawái) y se doseñaron para proteger los ojos de los agresivos rayos de sol de la isla. Utilizan la tecnología de lentes PolarizedPlus2®, capaz de filtrar al 100 % los rayos UVA y UVB y de bloquear al 99,9 % los deslumbramientos producidos por el sol. Además, realza los colores, la profundidad, el alcance y la definición de lo que se está viendo, cuatro aspectos fundamentales a la hora de conducir un coche.

Los problemas de no llevar gafas de sol

Maui Jim
Aunque seas de los que piensan que no necesitan proteger sus ojos, las gafas solares pueden evitarte muchos problemas en los días soleados. No valen excusas como que al tener los ojos oscuros no son tan necesarias o que ves mejor sin gafas que con ellas, ya que a ti también te afecta la luz solar. Esto es lo que te puede pasar si no las llevas:

  • Puede aumentar las posibilidades de desarrollar cataratas o glaucoma, patologías que pueden perjudicar seriamente la visión de forma irreversible.
  • Alrededor del 86 % de los melanomas y el 90 % de los cánceres de piel se asocian a la exposición a los rayos UVA, que se ven bloqueados con estas gafas de sol.
  • Se incrementan las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico, especialmente cuando conduces con el sol de cara, ya que hay momentos en los que puedes perder por completo la visibilidad a causa de los deslumbramientos.
  • Aumentan las distracciones al volante al tener que recolocar constantemente el parasol o visera e, incluso, cuando no es efectiva, al acabar utilizando la mano para protegerte los ojos del sol.

Escribe tus Comentarios