Te presentamos el único Ferrari Testarossa Spider del mundo

Te presentamos el único Ferrari Testarossa Spider del mundo

 

El Ferrari Testarossa es uno de los modelos de la casa de Maranello más famosos de la historia del fabricante italiano. Un total de 7.177 unidades salieron de fábrica de este singular vehículo del Cavallino Rampante. Sin embargo, la versión descapotable es mucho más exclusiva, tanto que solo se produjo una única unidad que fue a parar a manos de Gianni Agnelli.

Ferrari Testarossa Spider: fotos

El Testarossa fue presentado al público en octubre de 1984 en el Salón del Automóvil de París. El modelo entró en producción al mismo tiempo que el Ferrari GTO. Sus bellas formas se las debemos a Pininfarina y Scaglietti mientras que en su interior utilizaba un propulsor V12 de 5 litros que lograba una potencia de 390 CV.

Específicamente, este Ferrari Testarossa Spider fue construido especialmente para Gianni Agnelli, como forma de conmemorar el aniversario de su entrada en la dirección de Fiat. Según el archivo de la marca, la construcción del coche comenzó el 27 de febrero de 1986 y terminó cuatro meses después, el 16 de junio de mismo año. El modelo fue registrado en Turín con la placa personalizada TO 00000G.

El color plateado de la carrocería (Argento 101/C) no está elegido al azar, pues está realizado en color plata porque las iniciales de Gianni Agnelli al revés (AG) son el símbolo de la plata en la tabla periódica. En el interior el color elegido es el azul a través de dos tonalidades Blu 3282 y Blu 168 para las alfombrillas.

Ferrari Testarossa Spider trasera

El modelo cuenta además con un sistema de transmisión muy especial, ya que presionando uno de los botones de la consola, situado entre los dos asientos, hace que el pedal de embrague se pliegue para dejar paso al sistema Valeo de modo automático.

Esto se debe a que Agnelli tuvo un grave accidente de tráfico que le dejó afectada la pierna izquierda, por lo que se desarrolló un cambio automático para hacer el coche más confortable.

Un compañero de partidas de póker de Agnelli se convirtió en el segundo dueño de este modelo único. El hombre acudió a una de las fiestas que celebraban para jugar a las cartas, se enamoró del coche y convenció al magnate para comprárselo.

La última vez que el modelo salió a la venta fue a través del hijo de este amigo de Agnelli en una subasta de 2016, donde el Testarossa Spider cambió de manos por 1,21 millones de euros.

Escribe tus Comentarios