Bosch desarrolla un combustible que no contamina

Bosch desarrolla un combustible que no contamina

 

La empresa alemana Bosch está trabajando para crear un combustible sintético que, además de no contaminar, consiga reducir la polución producida por el resto de vehículos. Gracias a este nuevo descubrimiento, se podrían abrir nuevas vías alternativas para la movilidad del futuro.

Este combustible, desarrollado a partir de CO2, se crea a partir de las partículas contaminantes que hay en la atmósfera y, mediante un proceso, son transformadas en gasolina, en diésel o en gas natural. Si esta idea acaba llegando al mercado, podría significar que los combustibles tradicionales aún pueden tener una segunda vida, ya que, en este caso, las emisiones movidas por este tipo de vehículos serían neutras.

Combatir el calentamiento global

Si se utilizara este combustible en lugar de la gasolina y el diésel convencional, en el año 2050 se podrían reducir hasta 2,8 gigatoneladas de CO2 solo en Europa. Además, como el coste de conseguirlo es también inferior, bajaría el precio de los combustibles y, durante los primeros 160.000 km, los costes de propiedad de un vehículo híbrido podrían equipararse a los de uno 100 % eléctrico.

Se trata de un descubrimiento importante ya que podría permitir que los fabricantes no dejaran de lado los motores movidos por diésel y gasolina pero eliminando su parte negativa: la contaminación. Se trata de una nueva forma de intentar frenar el cambio climático y mitigar los problemas que la contaminación produce en la salud de los usuarios.

Escribe tus Comentarios