Confundir a los coches autónomos es fácil: solo necesitas unas pegatinas

Confundir a los coches autónomos es fácil: solo necesitas unas pegatinas

 

¿Eres de los que no quieren ni pensar en cómo sería ir en un coche autónomo porque los consideras más inseguros que un vehículo tradicional? Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, han demostrado que estás en lo cierto, ya que se puede engañar a este tipo de vehículos solo con poner unas pegatinas en las señales de tráfico.

Los que quieran boicotear la trayectoria de un coche autónomo tan solo tendrán que poner unas pocas pegatinas de forma aleatoria en la señal. De hecho, ni siquiera es necesario que la señal original esté completamente cubierta con las pegatinas, es suficiente con que haya varias pegadas por su superficie y se enseñe al coche autónomo a leerlas de forma errónea.

¿Cómo lo consiguen?

Hackear un coche autónomo es muy sencillo. Los coches autónomos están equipados con varias cámaras capaces de leer lo que sucede a su alrededor, por ejemplo, si se encuentran a otro vehículo, a un peatón o a una señal de tráfico. En función de lo que “ven”, están programados para actuar de una forma o de otra.

Por tanto, solo tendrían que colocar pegatinas en las señales de forma estratégica y enseñarle al coche un significado contrario al que la señal tiene originalmente si lleva las etiquetas. Es decir, si ve una señal de STOP convencional, frenará y comprobará que no vienen otros vehículos y/o peatones y que puede reemprender la marcha. Pero si ve esa misma señal con unas pegatinas específicas, seguirá las instrucciones que haya aprendido para ese caso, como podría ser girar hacia un callejón con poca visibilidad para poder atracar a sus integrantes?

¿Es efectivo?

Con esta operación tan sencilla, los investigadores consiguieron que, cuando el vehículo veía la señal de STOP con las pegatinas, la reconocía como una que limitaba la velocidad máxima a 70 km/h, como una de giro a la derecha o como una de carril añadido, con una efectividad del 100 %. También han intentado trucar una señal de gire a la derecha, aunque en ese caso la efectividad ha bajado hasta el 73 %.

Ninguno de los investigadores era un hacker experto y, sin embargo, consiguieron hacer que los coches autónomos que probaron en el estudio confundieran las señales. Con los resultados en la mano quieren animar a los fabricantes de automóviles a mejorar la seguridad cibernética ya que, con mucho esfuerzo, se podrían cometer multitud de delitos con eeste tipo de vehículos si no se vigila este aspecto.

Escribe tus Comentarios