Coche y nieve: si está en el techo del vehículo… ¿hay que quitarla?

Coche y nieve: si está en el techo del vehículo… ¿hay que quitarla?

Las temperaturas bajan (de golpe) y empiezan a caer copos. Te apetece quedarte en casa acurrucado, pero tienes que salir y coger tu vehículo. Coche y nieve no son una combinación descabellada, siempre que se utilice el sentido común. Y aunque, más o menos, todos sabemos cómo conducir en invierno, las cosas pueden complicarse con pequeñas dudas. Por ejemplo: además de retirar el manto blanco de los cristales… ¿debes molestarte en quitarlo también del techo? Según Abc.es, sí.

Por cierto… ¿Cuáles son y cuánto cuestan las averías más comunes del coche en invierno?

Es posible que tu respuesta haya sido la misma: sólo hace falta analizarlo un poco para darte cuenta del riesgo que supone dejar la nieve ahí. Con un frenazo, irá hacia delante y caerá sobre el capó y el parabrisas; eso podría impedirte la correcta visión de la carretera. Al acelerar, se precipitará hacia atrás (o a los lados en alguna curva), lo que puede provocar un accidente: piensa en el conductor que te sigue y que ve un bloque blanco volando hacia su vehículo. Ahora, imagina que dicho vehículo es una moto. Ajá.

Por otra parte, la nieve en el techo del coche aumentará el peso del automóvil y tapará las formas más o menos aerodinámicas de su zona superior. Seguro que sabes cuál es la consecuencia… Exacto, un mayor consumo. Y si existe la posibilidad de quedarte atrapado en la carretera, contar con la mayor cantidad posible de carburante para mantener la calefacción encendida es vital.

Escribe tus Comentarios