Así es el coche que funciona con whisky

Así es el coche que funciona con whisky

Se abre una nueva vía para movilidad alternativa, y te podría gustar. Es habitual decir aquello de ‘alcohol y conducción, mientras más lejos, mejor’, aunque esta frase podría tener poco recorrido más. Hace unos días tuvo lugar la primera exhibición pública de un coche que se mueve con un carburante generado con residuos del proceso de producción de whisky el cual se ha denominado biobutanol. Sí, tu coche podría beber lo mismo que tu copiloto.

Este nuevo combustible dispone de una fórmula similar al biofuel. De hecho, el coche con el que se hizo la prueba, un Ford Focus alquilado, no necesitó ningún tipo de transformación mecánica.

Se trata del resultado del trabajo de una start-up escocesa, ‘Renovables escocesas’, que se asoció con la destilería Perthshire’s Tullibardine para conseguir la materia prima con la que trabajar. El biobutanol se consigue a partir de los restos de los granos de cebada, muy ricos en azúcar, que quedan tras la fermentación del whisky y el proceso de destilación.

Miles de litros de carburantePrueba carburantes procedente del whisky

El proyecto ha surgido en Escocia, un país donde se generan 750.000 toneladas de este residuo procedente de la producción de 2.000 millones de litros de whisky al año, de ahí la importancia que podría tener este nuevo combustible. Y es que permitiría dejar de utilizar una buena cantidad de litros de carburante procedentes del petróleo y se dejarían de emitir grandes cantidades de gases contaminantes a la atmósfera.

Es por esto que ya está en marcha el siguiente escalón del proyecto: la construcción de una planta en Grangemouth capaz de producir biobutanol biofuel a gran escala.

El fundador y presidente de la nueva sociedad, el profesor Martin Tangney, dijo en el momento de la exhibición que “se trata de un negocio con un potencial milmillonario global que puede conseguir que el transporte sea mucho más ecológico”. Al mismo tiempo, John Torrance, propietario de la destilería Tullibardine señaló que está claro que ésta es “una gran oportunidad de crear un nuevo tipo de combustible. Estamos muy satisfechos de aportar nuestro granito de arena a lo que puede ser una importante energía renovable en el futuro, por las implicaciones que puede suponer para el transporte y puede suponer una gran aportación a la industria del whisky escocés.

Escribe tus Comentarios