Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: comparativa

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: comparativa

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid son miembros de la misma familia y a pesar de la diferencia de edad, comparten muchas cosas.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: fotos

Mientras que DS ha nacido como marca independiente de Citroën, todavía bajo el mandato de PSA, el modelo más trascendente para la marca de los chevrones, el “Tiburón” se enfrenta ahora a su ‘nieto’, el DS 5. Nada menos que más de 60 años entre ambos para un encuentro muy especial.

Texto: Eduardo Lausín.
Fotos: Jesús María Izquierdo.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: orígenes

10 de junio de 1955. Salón de París. Cuando cada fabricante lanzaba su novedad más importante, Citroën revolucionó el mercado. 750 pedidos la primera hora, 12.000 el primer día, cerca de 80.000 cuando el Salón cerraba sus puertas.

Te estoy hablando del Citroën DS, el lujo francés hecho realidad, la más vanguardista tecnología aplicada a un coche que no pretendía motorizar a las grandes masas. Han pasado más de sesenta años desde entonces y todavía es un ejemplo de tecnología y diseño, un ejemplo que ahora ha vuelto a la vida encarnado en el DS 5.

No, no te voy a hablar de Citroën porque, técnicamente, no puedo. DS es ahora una marca desligada de los chevrones, a pesar de que su ADN siga presente. PSA ha decidido que DS debe seguir su camino, su propio camino, y puede que también mirar a su pasado. Es posible que esa sea la razón por la que me acabo de bajar del DS 5 Hybrid, a la espera del inminente DS 7 Crossback, su único modelo híbrido y portento de la tecnología gala.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid trasera los dosA mi lado, un Citroën D Super de 1974 al que no logro quitarle el ojo de encima. Tal vez sea porque el nieto y el abuelo son tan iguales como distintos.

¿El verdadero sucesor? Si a ojos cerrados me preguntan cuál de los dos protagonistas revolucionó el mercado, probablemente dudaría. Solo los sesenta años que los separan demuestran el paso del tiempo. Y es que la tecnología, por mucho que haya evolucionado, sigue siendo un elemento demasiado poderoso en el DS original. Y digo demasiado porque el DS 5 debería estar preocupado.

¿Cómo que no hay suspensión hidroneumática? ¿Qué ha pasado con la seña tecnológica de Citroën y concretamente del DS? No sigas buscando, ahora forma parte del pasado. Parece mentira que un coche de mediados del siglo pasado utilizara una de las mejores suspensiones del mundo, y su ‘sucesor’, lanzado en 2015, se conforme con una suspensión convencional.

Lo que ha ocurrido es que los gustos han cambiado y, como ya ha ocurrido frecuentemente en la historia de la marca francesa, las cuentas seguían sin salir. Si alguien nos dice que el DS original necesitaba un comportamiento deportivo, todos hubiéramos reído. Pero El DS 5 debe inscribirse en un mercado en el que este detalle puede quitarte una venta. O lo que es peor, miles de ellas.

No te miento cuando te digo que ha pasado más de medio siglo entre ambos, y por ese medio siglo han pasado generaciones, modas… Y la nueva generación pide ecología. Cuando antes se aumentaba la cilindrada para obtener más potencia, ahora se reduce. Y lo que es más, se apuesta por la electricidad.

El DS 5 es el único de su gama con una mecánica híbrida, y hasta en eso ha querido apartarse de los demás. Utiliza un motor diésel 2.0 HDI combinado con un motor eléctrico de 37 CV, un total de 200 CV de potencia que quedan lejos de los 106 CV del Citroën D Super que está todavía a mi lado.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: suspensiones

Citroën D Super 1974 volanteEn su lugar, el DS original tiene todavía una llave de arranque, un sencillo cuadro de mandos, aunque vanguardista en su época, incluso un añejo sonido que nos hace recordar cuando conducir era un baile entre el hombre y la máquina.

Ahora se pulsa un botón, aparecen luces y símbolos en un cuadro de mandos de inspiración aeronáutica y no suena nada. Nada, es la mecánica eléctrica la que nos impulsa los primeros metros. Lo que no cambia es la suavidad, el esmero con el que ambos modelos miman a sus ocupantes, como queriendo aislarlos de todo lo que ocurra en el exterior.

Precisamente cuidarnos es lo que parece quería hacer el DS original y su magnífica suspensión hidroneumática, tecnología que no existe en el actual. Conseguía filtrar la carretera a través de ella y de sus blandos butacones, como si rodáramos sentados en el sillón de nuestra casa. A cambio de unos cuantos mareos en los asientos traseros, claro.

No ocurre lo mismo con su nieto, que necesita atender las necesidades de un nuevo público. Ahora lo que ofrece es un comportamiento más firme y deportivo, más directo y menos filtrado. Quiero decir, imprime mayor confianza a la hora, por ejemplo, de encarar un tramo de curvas. La dirección transmite mayor confianza, culpa también de los neumáticos, de mayor sección y medio siglo más modernos.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: motores

Estamos ante uno de los DS de última generación, solo un año antes de su final de producción. El motor de casi 2 litros genera 106 CV de potencia y una caja de cambios de 4 velocidades, 5 en opción. Era, precisamente, lo que los clientes del DS demandaban.

DS 5 Hybrid volanteSuave y refinado en su época, el motor peca de garra y falta de potencia a alto régimen, como en todos los DS de época, amén de un consumo que, otrora, sería contenido. A día de hoy una media de gasto de unos 10 l/100 km queda lejos de unos registros habituales.

Como decíamos, la tecnología ha avanzado y nos ha puesto sobre la mesa una mecánica híbrida que combina un motor diésel 2,0 litros HDI de 163 CV y dos motores eléctricos. Ojo, porque de los dos solo uno impulsa el vehículo, mientras que el otro ejerce de generador. El que nos mueve de forma silenciosa genera 37 CV de potencia, la justa para circular de forma tranquila por la ciudad sin gastar una gota de combustible. O sin contaminar, que ahora se está poniendo serio aquello de entrar en las ciudades con vehículos contaminantes.

Si una de las carencias del DS clásico era la potencia, el DS 5 se desmarca con la combinación de ambos motores. En modo “Sport”, de los distintos modos seleccionables, genera un total de 200 CV de potencia y dispone de tracción total, fulminando por completo los registros del abuelo.

Lo mismo ocurre con el consumo, que se sitúa más cercano a los 6 l/100 km que a los 10. El impulso del motor eléctrico cuando el motor diésel necesita ese extra es palpable, más cuando no necesitamos usar el pie derecho. La caja de cambios automática hace todo por nosotros, con bastante suavidad y mayor efectividad, claro, que las unidades de la época.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: diseño

Sin conocer ni un solo dato de ninguno de los dos, cualquiera podría parecerte venido de un futuro no demasiado cercano. Sobre todo un DS que no solo se ha llevado ya varios elogios entre seguidores, sino que es probablemente el vehículo más aclamado de la historia.

Citroën D Super 1974 barridoEl DS 5 es, tal vez, algo más discreto, sobre todo teniendo en cuenta que ha nacido en una generación que aboga por la diferenciación, la exclusividad y la personalización. No obstante, el DS 5 es capaz de presumir tanto como su abuelo. Solo te diré que su diseño deriva, casi en su totalidad, del prototipo C-SportLounge.

Si bien es cierto que la impresión, y con ello me refiero al estado de ánimo que genera, no es la misma en ambos modelos. El DS original fue todo un revulsivo, dejando completamente obsoleta a toda su competencia. Sus formas marcaron un antes y un después en el diseño de los automóviles futuros.

El DS 5, por el contrario, es inigualable en su segmento a través de cromados y una silueta dos volúmenes. Con todo, es uno de los vehículos más llamativos del mercado.

Citroën D Super 1974 vs DS 5 Hybrid: ¿digno sucesor?

El DS 5 es, por tanto, un coche con casi todo el sabor Citroën. Y con “casi” no me refiero a que no haya rastro de la marca por ningún lado, sino porque faltan algunos sellos propios de la firma que, personalmente, creo que deberían estar aquí. La ausencia de suspensión hidroneumática es una pérdida demasiado grande.

Me quedo, en todo caso, con el esfuerzo por volver a sorprender en el plano estético, a lo que hay que sumar una mecánica híbrida casi imprescindible en nuestros días.

DS 5 Hybrid barridoEl D Super en el que ahora estoy sentado es la esencia de Citroën en su máxima expresión, y sé que DS ha recogido ahora el testigo y está dispuesta a hacer grandes coches. Esta primera iteración me parece suficientemente acertada, y promete que la nueva marca seguirá por el camino de la innovación, un camino que nunca puede abandonar.

Si el DS era la máxima expresión de tecnología a mediados del siglo pasado, ahora es el DS 5 el que ha recogido el testigo. Puede que no sea un exacto sucesor, pero no cabe duda de que muchos de los ingredientes que hicieron de él un icono están presentes, aunque de forma mucho más discreta, en la última creación de la marca francesa. Le falta, en todo caso, el espíritu de aquella diosa.

Citroën D Super 1974: ficha técnica

Modelo Renault 5 Copa Turbo
Disposición Delantero longitudinal
Cilindrada 1.985 cm3
Diámetro por carrera 90 x 78 mm
Potencia/régimen 106 CV / 5.500 rpm
Par/régimen 167 Nm / 3.500 rpm
Alimentación Carburador
Compresión 8,75:1
Distribución Válvulas en cabeza
Combustible Gasolina
Tracción Delantera
Caja de cambios Manual 4 velocidades
Tipo Monocasco autoportante
Carrocería Berlina 4 puertas (5 plazas)
Suspensión delantera Independiente, hidroneumática
Suspensión trasera Independiente, hidroneumática
Dirección Cremallera servoasistida
Frenos Discos (del), tambores (tras)
Consumo promedio 10,4 l/100 km
Longitud/anchura/altura 4.874/1.803/1.470 mm
Vías/Dist. entre ejes 1.516-1.316/ 3.125 mm
Peso en vacío 1.310 kg
Llanta Metálica
Medida neumáticos 180 HR (del), 165 HR (tras)
Capacidad del depósito 65 litros
Aceleración 13,6 s (0 a 100 km/h)
Velocidad máxima 175 km/h
Relación peso/potencia 12,35 kg/CV


DS 5 Hybrid 4×4 Sport: ficha técnica

Modelo DS 5 Hybrid 4×4 Sport
MOTOR COMBUSTIÓN
Disposición Delantero transversal
Cilindrada 1.997 cm3
Diámetro por carrera 85 x 88 mm
Potencia/régimen 163 CV / 3.850 rpm
Potencia combinada 200 CV
Par/régimen 300 Nm/ 1.750 rpm
Alimentación Inyección directa por conducto común, turbo, intercooler
Compresión 16:1
Distribución 4 válvulas por cilindro, 2 árboles de levas
Combustible Gasóleo
MOTOR ELÉCTRICO
Disposición 2 motores, uno impulsor
Potencia/régimen 37 CV /2.000 rpm
Par/régimen 200 Nm / 1.290 rpm
Tipo Corriente alterna
Empuje Al eje trasero
Tracción Total
Caja de cambios Automática 6 velocidades
Tipo Monocasco autoportante
Carrocería Berlina 5 puertas (5 plazas)
Suspensión delantera Independiente tipo McPherson, resorte helicoidal
Suspensión trasera Independiente, paralelogramo deformable, resorte helicoidal
Dirección Cremallera, asistencia electrohidráulica
Frenos Discos ventilados (del.), discos macizos (tras.)
Consumo promedio 3,9 l/100 km
Longitud/anchura/altura 4.530/1.871/1.505 mm
Vías/Dist. entre ejes 1.575-1.599/ 2.727 mm
Peso en vacío 1.735 kg
Medida llanta 18” aleación
Medida neumáticos 235/45 R 18
Capacidad del depósito 60 litros
Aceleración 8,6 s
Velocidad máxima 211 km/h
Relación peso/potencia 8,67 kg/CV

 

Escribe tus Comentarios