Cinco puntos básicos para tener el coche a punto en verano

Cinco puntos básicos para tener el coche a punto en verano

Se acercan las vacaciones y antes de emprender cualquier viaje, es imprescindible revisar los cinco puntos básicos para tener el coche a punto en verano. Seguid leyendo y los descubriréis.

La llegada de buen tiempo nos recuerda que es momento de poner a punto nuestro automóvil, si tenemos pensado realizar desplazamientos. A lo largo de las siguientes líneas os mostraremos los cinco puntos básicos para tener el coche a punto en verano y evitarnos sorpresas o disgustos de última hora.

Neumáticos
Son el único elemento de contacto por con el asfalto. Unas gomas en mal estado, gastadas o cuarteadas suponen un riego para nuestra seguridad. Por tanto, es importante revisarlas correctamente antes de iniciar un viaje, comprobando si existen cortes o cómo están de presión. Resulta imprescindible revisar la profundidad del dibujo ya que, circular con menos de 1,6 milímetros es ilegal, y podemos sufrir “aquaplaning” con mayor facilidad. También es importante revisar las llantas.

Recomendaciones para viajar sin problemas en verano-ARTÍCULO 1

Suspensión
Para viajar tranquilos otro punto que, a nuestro juicio, requiere de atención, es el referente a amortiguadores y muelles. Una suspensión en mal estado provocará un peor contacto del coche con la carretera, más balanceos o peor absorción de los baches, lo que repercute, directamente, en una conducción más insegura e imprecisa. Para verificar su estado se puede realizar una sencilla comprobación, apoyándose con fuerza en el capó y soltándolo de golpe. Si el coche sube, no tendría que haber problemas. Por contra, si sube y rebota hacia abajo, es aconsejable pedir una revisión en el taller. En cualquier caso, es bueno saber que los amortiguadores requieren de un cambio cada 50.000 kilómetros más o menos, para que su funcionamiento sea óptimo.

Recomendaciones para viajar sin problemas en verano-ARTÍCULO 2

Líquido de frenos
Dentro de los cinco puntos básicos para tener el coche a punto en verano, también es conveniente revisar que el líquido de frenos se encuentre entre el mínimo y el máximo. Si está por debajo, no es aconsejable rellenarlo,  hay que acudir al taller para que lo vacíe por completo y lo purge. Los expertos aconsejan cambiarlo cada dos años como máximo.

Niveles de aceite y refrigerante
Al igual que con el de frenos, es preciso comprobar parámetros como el aceite, ayudándose de la varilla indicadora. Si has de añadir líquido, recuerda que se hace siempre con el motor en frío y, sobre todo, has de tener en cuenta que nunca debe alcanzar el nivel máximo. Lo mismo sucede en el caso del refrigerante, que ha de mantenerse entre ambas cotas.

Las luces
Una correcta iluminación es fundamental para garantizar la seguridad al volante. Es básico comprobar el alineado de los faros y que todas las luces iluminan correctamente. Recuerda que no es obligatorio, pero sí recomendable, llevar un juego de repuesto.

Escribe tus Comentarios