6 magníficos coches que no triunfaron

6 magníficos coches que no triunfaron

 

Son muchos los vehículos creados por los fabricantes con innovaciones, tecnología o diseño que les hacen muy interesante de cara al consumidor y que, a pesar de todo, no han logrado consagrarse como “éxitos” en el mercado. Estos son algunos de esos grandes coches que no consiguieron triunfar en el mercado.

6 Coches magníficos que no triunfaron: fotos

Volkswagen Phaeton

El Phaeton fue el intento de la marca de Wolfsburgo por dar a luz a un modelo que se batiera el cobre con las mejores berlinas de representación alemanas de la época. Aunque duró bastante en el mercado (sigue vendiéndose en algunos países), las ventas del modelo fueron bastante reducidas mientras que la firma tuvo que enfrentarse a un diseño que utilizaba motores W12, una plataforma de nuevo diseño o toda una serie de elementos de alta tecnología y lujos a bordo.

Todo ello hizo que Volkswagen tuviera que poner más de 2.000 millones de euros en el desarrollo de un vehículo con el que terminó perdiendo mucho dinero, pues cada modelo del Phaeton fabricado hizo perder al fabricante alemán nada menos que 28.101 euros.

NSU Ro80

Uno de los modelos tecnológicamente más avanzados de la época en la que se construyó fue este NSU Ro80, un vehículo que contaba con innovaciones como una estudiada y eficiente carrocería aerodinámica, la tracción delantera, una suspensión tipo McPherson en los dos ejes o, especialmente, una revolucionaria mecánica rotativa Wankel.

Mientras en España disfrutábamos de modelos como el SEAT 850 Coupé, presentado en 1967, ese mismo año en Alemania NSU lanzaba al mercado el Ro80, una berlina con dos rotores Wankel que rendían 115 CV y cuya aerodinámica, trabajada en el túnel de viento, lograba un coeficiente aerodinámico de 0,32 Cx.

Este modelo, que incorporaba asimismo frenos de discos en ambos ejes (¡a finales de los 60!), estuvo en producción hasta 1977, un tiempo en el que le dio tiempo a comercializar menos de 40.000 unidades. Sin embargo, pese a toda su avanzada tecnología, su motor de 995 cm3 con dos rotores no cumplió ni de lejos las expectativas. Además de los fallos mecánicos continuos que sufrían sus primeros dueños, el consumo de combustible y de aceite era demasiado elevado.

Alfa Romeo SZCoches clásicos de los 90 en los que invertir: Alfa Romeo SZ/RZ

“Il Mostro”, como era apodado en Italia, fue enseñado al mundo como prototipo en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1989 y fue obra de Zagato, de ahí su denominación (Sprint Zagato). Utiliza un propulsor V6 de casi 3 litros que desarrolla una potencia de 207 CV, con la que alcanza una velocidad punta de 245 km/h y realiza el 0 a 100 km/h en 7 segundos.

Pese a su estética y su potencia más que atractivas, al menos para un servidor (aunque también se entiende que haya gente que lo odie), el modelo estuvo poco más de dos años a la venta y tan solo se comercializaron algo más de 1.000 unidades. Tras él, entre 1992 y 1993 se realizó una versión descapotable, denominada RZ, de la que se fabricaron únicamente 278 unidades, por lo que es más escasa y exclusiva todavía.

Audi A2Audi A2 coches feos años 90

Muy innovador, esa es la palabra que mejor define al Audi A2 lanzado por la marca de Ingolstadt. Desarrollado a partir del Audi A12 Concept presentado en el Salón de Fráncfort de un año antes, este modelo tuvo la suerte de pasar a la historia como el primer vehículo fabricado con carrocería de aluminio en gran serie. A esto se sumaba una aerodinámica muy trabajada con un coeficiente Cx más bajo de su categoría.

Este hecho novedoso hizo que Audi tuviera que preparar y adecuar su planta de producción de Neckarsulm, donde se produjo el NSU Ro-80 y más tarde este A2, para los nuevos sistemas y procedimientos necesarios para la fabricación del nuevo modelo, cuya carrocería resultaba un 40 % más ligera que una similar de acero.

Todos estos condicionantes llevaron a que Audi tuviera que hacer frente a unos enormes costes de desarrollo que terminaron por hacer perder a la marca 7.532 euros por cada coche fabricado. Asimismo, el modelo no logró llegar a sus objetivos de producción (50.000 unidades al año), quizá debido a su estética diferente. Solo en el año 2002 logró llegar a esa cifra de producción.

Citroën C6Citroën C6 2006

Producido desde 2005 hasta el año 2012, fue la berlina de representación diseñada para ser el sucesor de modelos franceses tan icónicos como el DS, el CX o el XM, y para ser utilizada habitualmente por los miembros del Elíseo francés. Estaba basado en la plataforma del C5, aunque contaba con una batalla más larga (2,9 m frente a 2,75 m) y un esquema de suspensiones diferente.

Entre sus cualidades destacaba la suspensión hidroneumática, que le convertía en el “tragamillas” perfecto, y algunos elementos incluidos en el acabado más lujoso de los tres ofertados: asientos eléctricos calefactables, decoración en madera, faros bixenon, tapicería de cuero o sistema de navegación y de audio específicos.

Pese a sus grandes cualidades, el Citroën C6 siguió el camino de las últimas berlinas de representación procedentes de nuestro país vecino: el fracaso. Así ha ocurrido con otros modelos que lo intentaron antes que él como el Renault Safrane o el Peugeot 607.

Estuvo disponible en nuestro país con cuatro motorizaciones, uno de gasolina y tres de gasóleo. El gasolina es el V6 de 3 litros y 211 CV, mientras que la primera diésel era un 4 cilindros HDi Turbodiésel de 2,2 litros y 170 CV, la segunda un V6 2.7 HDi de 204 CV y, por último, el más potente de la gama: el motor diésel V6 HDi FAP de 3 litros y 241 CV.

Tucker 48Tucker 48

Otro de los modelos adelantados a su tiempo fue este vehículo de 1948 que entre sus sistemas de seguridad contaba con un parabrisas diseñado para salir despedido en caso de colisión para no dañar a los pasajeros, un amplio espacio en la zona del salpicadero del copiloto para agacharse y protegerse en caso de accidente o una tercera luz frontal que giraba solidariamente hasta 10 grados con las ruedas para alumbrar en curvas.

Con su finalmente propulsor 6 cilindros opuestos y una potencia de 166 CV, el fabricante Tucker Corporation fue investigado por las autoridades estadounidenses en un proceso lento que acabó con la compañía perdiendo su fábrica.

Actualmente, se cree que de las 51 unidades construidas sobreviven un total de 47 vehículos, una cifra bastante “amplia” que, sin embargo, no ha podido evitar la subida como la espuma del precio del vehículo, protagonista de algunas subastas recientes donde se han logrado alcanzar desmesuradas cifras de entre 1,3 y 2,9 millones de dólares (entre 1,1 y 2,4 millones de euros).

Escribe tus Comentarios