BMW M5: más 30 años de legado deportivo

BMW M5: más 30 años de legado deportivo

 

El año 1984 pasó a la historia por ver nacer uno de los representantes y mayores iconos de las berlinas de altas prestaciones: el BMW M5. Más de tres décadas de historia después, el modelo sigue utilizando el mismo ADN de competición en un vehículo que alcanza ya su sexta generación con la versión más potente hasta la fecha. Ahora, vamos a hacer un pequeño repaso por las seis generaciones de la berlina alemana.

Todas las generaciones del BMW M5: fotos

BMW M5 E28S

Tras el lanzamiento unos años antes, concretamente en 1979, de la versión deportiva del Serie 5, denominada M535i, y de su sucesor basado en el E28 en 1984, BMW lanzó en otoño de ese mismo año la primera generación del BMW M5, propulsado por un bloque 6 cilindros en línea de 3,5 litros y una potencia de 286 CV.

Con esta mecánica, el modelo lograba alcanzar el 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y lograba una velocidad punta de 245 km/h. Con estas cifras, se convirtió en la berlina de cuatro puertas producida en serie más rápida de la historia.

BMW M5 E34S/E34/5S

La segunda generación haría su aparición tan solo cuatro años después, en 1988, con el E34S, cuyo propulsor también de 6 cilindros en línea y, gracias a una cilindrada aumentada hasta los 3,6 litros, alcanzaba una potencia de 315 CV con los que lograba alcanzar los 250 km/h.

En 1992 surgiría una versión actualizada denominada E34/5S que vio aumentada aún más su cilindrada hasta los 3,8 litros, con lo que la potencia alcanzaba los 340 CV. También este año 1992 fue el encargado de ver nacer la versión familiar Touring, de la que se produjeron poco menos de 900 unidades.

BMW M5 E39S

Presentada en 1998, compartía la misma filosofía que sus antecesores, sin embargo, esta vez la filial deportiva BMW M incluyó un bloque V8 de 5 litros de capacidad tras el capó del modelo. Su potencia llegaba a los 400 CV y se entregaba al eje trasero a través de una caja de cambios manual de 6 velocidades. Su aceleración de 0 a 100 km/h era de 5,3 segundos y su velocidad punta era de 250 km/h, eso sí, de nuevo limitada electrónicamente.

BMW M5 E60E/61

El siguiente M5 apareció en 2005 de nuevo con un propulsor inédito, pues esta vez BMW M utilizó un bloque V10 de nuevo desarrollo y 5 litros de cilindrada, del que se extraían 507 CV a 7.750 rpm. Con él, la aceleración de 0 a 100 km/h se realizaba en 4,7 segundos.

Por primera vez, el modelo permitía desactivar el limitador de velocidad añadiendo el paquete M Driver, con el que el modelo permitía alcanzar una velocidad máxima de 305 km/h. También se incluyó una transmisión automática secuencial M de 7 velocidades y el sistema Launch Control. También estuvo disponible en versión Touring (E61) a partir de 2007.

BMW M5 F10M

La quinta generación data del año 2011, y trajo consigo una reducción del número de cilindros del motor, ya que pasó a montar un V8 biturbo de 4,4 litros, aunque a pesar de ello lograba 560 CV de potencia, casi el doble que el primer M5.

El cambio de doble embrague M de 7 velocidades permitía al modelo realizar el 0 a 100 km/h en 4,3 segundos y alcanzar una velocidad punta de 315 km/h. En 2013, gracias al paquete de competición, el modelo lograba 575 CV de potencia, mientras que en 2014 se presentó la versión 30 Jahre M5, limitada a 300 unidades y que generaba 600 CV de potencia. En 2016 se creó otra edición especial M5 Competition Edition, limitada a 200 unidades, también con 600 CV de potencia.

BMW M5 F90

El modelo utiliza también un propulsor V8 de 4,4 litros de 600 CV y lograba un par de 750 Nm entre 1.800 y 5.600 rpm. De esta forma, el modelo realiza el 0 a 100 km/h en 3,4 segundos con una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h o de 305 km/h con el paquete opcional M. Esta vez, el modelo incorpora una tracción total junto a una caja de cambios automática M Steptronic de 8 velocidades.

Escribe tus Comentarios