Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI, a prueba: sigue siendo el rey

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI, a prueba: sigue siendo el rey

El Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI es un descapotable que aúna como pocos las máximas del fabricante germano: calidad, tecnología, placer de conducción y carácter deportivo.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: fotos

Desde su aparición hace 25 años, los Audi descubiertos siempre han mostrado su especial encanto por dentro y por fuera, ya sea por las líneas suaves del diseño, los colores frescos y llamativos de sus carrocerías, la calidez de los habitáculos, el rigor de sus acabados y la potencia de sus motores.

Y el tope de gama que de momento representa el Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI (al menos hasta la llegada del futuro Audi RS 5 Cabrio) no iba a ser menos.

El primer Audi S5 llegó al mercado hace ocho años y ya entonces cautivó con su estética limpia y fluida. Pero con el paso del tiempo los clientes demandaban “algo más” deportivo, como lo que la nueva generación ofrece.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: diseño

Sobre su antecesor, el frontal está presidido por una nueva parrilla más ancha y plana, faros más afilados ubicados en el borde superior… El capó es más largo y tiene un resalte que acentúa su carácter, los pasos de rueda son más pronunciados, los voladizos más cortos y, en la zaga, la ventanilla es ahora plana.

Enamora nada más verlo, algo evidente al circular por vías públicas a baja velocidad. Eso, o es que muchos sufren un mal común que les hace girar la cabeza en ángulos casi anti-naturales mientras lo señalan. Bromas aparte, lo cierto es que sus trazos externos se asemejan ahora más a la variante coupé; destila deportividad y elegancia a partes iguales.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: interior

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI. SalpicaderoEl habitáculo, de acabado impecable, es cálido y confortable. Las inserciones en fibra de carbono sobre el túnel central, molduras frontales y laterales, junto a la piel Alcántara de las puertas y unas mullidas alfombrillas revisten un espacio que invita a pasar el tiempo disfrutando de una buena tirada de kilómetros.

La unidad probada disponía de asientos deportivos S en piel (opcionales) con reglajes eléctricos hasta laterales, riñonera y masaje lumbar. Junto a la regulación en altura y profundidad del volante, es muy sencillo encontrar una buena posición.

Los mandos de control quedan al alcance de la mano y todo se maneja de manera fácil, haciendo buena la máxima “El placer de conducir” que Audi predica.

Sirva como ejemplo algo tan aparentemente discreto como el head-up display de información en el parabrisas o el asistente de cambio de carril: en otros modelos (no de Audi, obviamente) desconectarlos obliga a rastrear en el menú de opciones de la consola, buceando por varias pantallas para, con suerte, terminar localizándolos. Tiempo más que de sobra para sufrir un par de sustos en plena marcha.

En el Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI para apagar el head-up hay una rueda reostato a la izquierda, junto al interruptor de alumbrado, y para el asistente de cambio de carril basta oprimir un botón en la palanca de los intermitentes.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: capota

En este sentido, el summun de la sencillez lo protagoniza, precisamente, una de sus novedades: la nueva capota de lona, elemento que ofrece la razón de ser de este modelo y que ahora está construida con una nueva arquitectura acústica dotada de un aislante térmico más eficaz.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI. BarridoAbre y cierra automáticamente hasta 50 km/h con un toque de botón (sobre el túnel central). Exige 15 segundos para abrir y 18 para cubrir el vehículo. A su vez, la calefacción de cabeza Air Scarf en los asientos delanteros, un opcional muy práctico para moverse a techo abierto durante los meses fríos, muestra ahora un accionamiento simplificado desde un mando del salpicadero, y no a través de los menús del sistema multimedia, como antes.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: motor

El conjunto, robusto, firme y cómodo por igual, se mueve gracias a un soberbio 3.0 V6 turbo de gasolina de sonido ronco y atractivo que trabaja y suena como si fuera un V8, con un gasto real (unos 10 l/100 km) que no se dispara.

Rinde una potencia de 354 CV que entrega sin brusquedad alguna, de manera lineal y progresiva, sin el “patadón” de las versiones RS pero con fuerza suficiente como para que, circulando en octava (sí, su cambio automático Tiptronic aglutina ocho relaciones), a 140 km/h, y pisando a fondo,  apenas invierta tres segundos en lanzarse por encima de 200 km/h.

Yendo a buen ritmo con la capota abierta la sonoridad interior es algo elevada, pero con todo autoriza mantener una conversación sin gritar. Por descontado, cuenta con una batería electrónica de primera línea que garantiza un funcionamiento adecuado a su carácter, ya sea en vías abiertas o atravesando rutas viradas.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI. Cerrando capotaEn suma, un vehemente descapotable no particularmente sediento y de excelente ejecución capaz de atrapar miradas, despertar envidias y hacernos sentir los reyes de la carretera.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: conclusión

El Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI es un coche que enamora nada más verlo por estética y excelentes acabados. Su motor, de funcionamiento fino y poderoso, da mucho juego, tanto si le pides “guerra” como si conduces tranquilo.

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: valoración

Imagen: 5
Acabados: 5
Puesto de conducción: 5
Habitabilidad: 3
Maletero: 3
Motor: 5
Recuperación: 5
Prestaciones: 5
Dirección: 4
Caja de cambios: 4
Frenos: 4
Estabilidad: 4
Consumo: 2

*5 es lo máximo, 1 lo mínimo

Texto: A. Méndez.
Fotos: Paloma Soria

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: ficha técnica

Tipo de motor Gasolina, 6 cilindros en V, turbo
Cilindrada 2.995 cm3
Potencia 354 CV entre 5.400 y 6.400 rpm
Par 500 Nm entre 1.370 y 4.500 rpm
Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 5,1 s (0 a 100 km/h)
Consumo 7,8 l/100 km (mixto)
Medidas (L/An/Al) 4.692 / 1.846 / 1.382 mm
Neumáticos 255/35 R19
Peso en vacío 1.915 kg
Maletero 380 l
Precio base 86.900 euros

Audi S5 Cabrio 3.0 TFSI: equipamiento

DE SERIE. Asientos delanteros deportivos; Audi virtual cockpit; llantas de aluminio fundido en diseño Cavo de 5 radios y 19’’; neumáticos 255/35; rueda de repuesto; tornillos de rueda antirrobo; grupos ópticos LED con intermitencia dinámica; lavafaros; luz de marcha diurna LED; regulación de alcance de las luces; sensor de luz y lluvia y mampara derivabrisas; paquete de iluminación; alfombrilla del maletero.

OPCIONAL. Amortiguación Damper control S (1.245 euros); asientos delanteros calefactables (460 euros); asientos delanteros deportivos S (1.215 euros); calefacción Air Scarf en los asientos delanteros (585 euros); Audi active lane assist (570 euros); Calefacción de asientos delante (460 euros); asistente de luz de carretera Smart beam (190 euros); encendedor y cenicero (65 euros); faros matrix LED; fijación ISOFIX en asiento acompañante (50 euros); paquete asistentes City con sistema de aparcamiento (1.230 euros); Calefacción de asientos delante (460 euros); audio Bang&Olufsen 3D (1.080 euros); tapicería en cuero Napa fina S (1.145 euros); volante deportivo de tres radios en cuero, multifunción plus, achatado en la parte inferior con levas para el cambio (145 euros); sistema Pre sense basic (320 euros); equipo de alarma antirrobo (610 euros); llantas de aleación 8,5Jx19 Audi Sport Diseño de 5 radios ‘Blade’ (2.860 euros)

 

Escribe tus Comentarios