Audi RS 4 Avant 2018: primera prueba

Audi RS 4 Avant 2018: primera prueba

Texto: Karam el Shenawy

Sin palabras. Así es como nos hemos quedado tras someter el Audi RS 4 Avant 2018 en la primera prueba a todo tipo de perrerías mientras circulábamos por una carretera de montaña cercana a la ciudad de Málaga. Han sido más de 40 kilómetros de curvas, enlazadas, ‘paellas’ y rectas que nos han permitido llegar a la conclusión de que la cuarta generación del familiar de altas prestaciones germano es, sin lugar a dudas, la mejor de cuantas se han fabricado.

Audi RS 4 Avant 2018: fotos

Los nostálgicos quizá citen el RS 2 Avant o incluso el primer RS 4 Avant (con denominación B5 para los más ‘frikis’) por ese halo especial que ofrecían, pero el nuevo Audi RS 4 Avant abruma por el poderío y la seguridad que desprende: no podemos sino expresar alabanzas mientras lo contemplamos y escuchamos el sonido de los ventiladores trabajando de forma exhaustiva para devolver el motor a su ritmo de pulsaciones normal.

Audi RS 4 Avant: poderío mecánico

Es un trabajo de recuperación necesario para que el Audi RS 4 Avant recobre el aliento. Porque durante los instantes previos, se ha comportado como un velocista en una carrera de fondo. Siempre a tope y sin fatigarse. Gran parte de culpa la tiene el nuevo propulsor 2.9 V6 biturbo que lo impulsa. En efecto, la marca vuelve a recuperar la arquitectura V6 biturbo que ya animaba la primera generación del modelo y dice adiós al exquisito V8 atmosférico de 4.2 litros. Pero los tiempos cambian y la eficiencia se abre paso. Por suerte, Audi ha sabido dotar al 2.9 TFSI de un carácter tan demoledor que nos hace olvidar el mencionado V8.

No en vano, el nuevo bloque consigue el mismo dato de potencia: 450 CV, pero acompañándolo de un par máximo de 600 Nm (130 más), que hacen acto de aparición mucho antes, desde las 1.900 hasta las 5.000 rpm. De esta forma, la respuesta es muchísimo más contundente. Puede que se hayan perdido algunos decibelios por el camino, pero el empuje es, verdaderamente, excepcional. Para rizar más el rizo, comenzamos la ascensión con el Launch Control.

Audi RS 4 Avant: dinámicamente superior

Con el Audi Drive Select situado en Dynamic y el control de estabilidad a la mitad de sus funciones, en cuanto la aguja del cuentarrevoluciones alcanza las 3.000 vueltas y el pie del freno se despega del pedal, espalda y asiento se funden para dejar que todo el potencial emane de los 4,78 metros de carrocería. En solo 4,1 segundos hemos alcanzado los 100 km/h (seis décimas menos que antes) y la primera curva se asoma ante nosotros en esta primera prueba del Audi RS 4 Avant 2018.

Vamos rápido, sí, pero el excelente trabajo realizado por Audi Sport en lo que a chasis se refiere (va rebajado otros 7 mm frente a un S4 Avant), permite que nos merendemos el vértice con sinuosa facilidad. La dirección dinámica y el diferencial trasero deportivo (ambos opcionales) tienen también buena parte de culpa, ya que con un simple toque de volante, el RS 4 Avant redondea la curva con la misma agilidad que la de un S1. La sorpresa que nos llevamos es tan mayúscula que en el siguiente giro probamos con algo más de contundencia… para acabar obteniendo el mismo resultado: fluidez absoluta. Quizá pequemos de falta de originalidad pero lo cierto es que el Audi RS 4 Avant va, literalmente, sobre raíles.

La suspensión deportiva RS sport plus con control dinámico del chasis (opcional) sujeta la carrocería con solvencia, mientras que el diferencial sigue trabajando para que mantengamos la trazada. Por su parte, la siempre efectiva tracción quattro nos mantiene pegados al suelo y la caja de cambios automática con convertidor de par Tiptronic, de ocho relaciones (que sustituye a la anterior de doble embrague S tronic de siete), no solo mantiene una marcha corta para gozar de todo el potencial del coche, sino que cuando necesita cambiar, ya sea hacia arriba o hacia abajo, los tránsitos son tan rápidos que ni siquiera los percibimos. Un conjunto ya de por sí excepcional que se completa con unos frenos carbocerámicos (también opcionales), con discos perforados de 400 mm en ambos ejes, que nos permiten apurar la frenada hasta casi el último metro.

Audi RS 4 Avant: deportividad a diario

Ahora bien, bajo ese rendimiento propio del mundo de la competición (no estaría mal ver un DTM con esta carrocería, ¿no?) se esconde un coche funcional y práctico (tiene un maletero de 505 litros) que nos puede servir perfectamente para cualquier trayecto diario. Solo hará falta seleccionar el modo Comfort del Audi Drive Select para que el Audi RS 4 Avant sea todo un ‘corderito’, homologando incluso 8,8 l/100 km de consumo medio, pero con la seguridad de que al mínimo acelerón, tendremos a nuestra disposición cada uno de los 450 CV antes mencionados.

Puede que por presupuesto y sensaciones, el Audi S4 Avant ya nos satisfaga, pero tener las siglas RS incrustadas en el morro y en la zaga le dan ese valor añadido. Además, los dibujantes alemanes han sabido encontrar ese equilibrio estético entre radicalidad y elegancia que tanto nos gusta. En innumerables ocasiones hemos nombrado el poco riesgo estético que suelen adoptar las marcas germanas en sus modelos ‘pata negra’, pero la firma de Ingoldstadt ha conseguido con el RS 4 Avant 2018 algo que se le lleva tiempo demandando: que impresione.

Tiene un frontal prominente, que avisa al coche que nos precede de que un avión se acerca por el retrovisor, y está secundado por unos pasos de rueda 30 mm más anchos; hasta posee una zaga con elementos tan llamativos como el difusor específico RS, las salidas de escape ovaladas RS o el spoiler RS para el techo. Sin olvidar una línea lateral dinámica y refinada, que parece trabajar a favor del viento, donde sobresalen las llantas de 20 pulgadas montadas sobre neumáticos en medida 275/30.

De puertas para adentro nos encontramos con un salpicadero conocido, pero con detalles exclusivos que van más allá de las inserciones RS situadas en los umbrales, volante o asientos… Nos referimos al volante tapizado en Alcántara, las molduras en fibra de carbono, los asientos deportivos en piel o los nuevos gráficos específicos para el modelo.

En definitiva, Audi y en concreto el departamento Audi Sport se han vuelto a superar con esta nueva generación del RS 4 Avant, un familiar de altos vuelos del que, eso sí, solo podrán gozar aquellos que tengan en la cuenta corriente 96.900 euros… para empezar a hablar.

Escribe tus Comentarios