Así se prueba la resistencia de los componentes de un coche

Para comprobar la eficiencia y seguridad de un modelo antes de que llegue al mercado, se ponen a prueba la resistencia de los componentes del coche en un proceso que dura meses o incluso años. SEAT ha elaborado un vídeo en el que muestra cómo es este proceso y cómo diversos robots repiten miles de veces la acción de abrir y cerrar una puerta, apretar los botones de la consola o rozar los tejidos.

Y es que no solo es importante poner a punto el motor o la suspensión en todo tipo de condiciones, algo que se realiza mediante mulas y con vehículos vinilados repartidos por todo el mundo, también hay que comprobar la buena respuesta del resto de los elementos que van a estar expuestos al contacto de los propietarios y ocupantes del habitáculo para que sigan funcionando y teniendo el aspecto del primer día, aunque hayan pasado varios años desde su adquisición.

Repeticiones hasta la extenuación

Prueba resistencia componentes coches de SEAT

SEAT da como ejemplo algunas de las abrumadoras cifras que representan este período de pruebas. Cuesta hacerse a la idea de que un vehículo realiza en un año el equivalente a cuatro vueltas a la Tierra en su desarrollo, o lo que es lo mismo, 1,2 millones de kilómetros, visitando zonas que apenas superan los 0 grados y otras que registran máximas de 50º, antes de su lanzamiento.

Además, para comprobar cómo responde ante los elementos se examina la resistencia de sus bajos con 3.000 km de lanzamiento de grava y piedras de pequeño tamaño. Durante unos 2.500 km, se expone a lluvias amazónicas.

Para comprobar la resistencia de sus mandos al uso se pulsan las teclas unas 5.000 veces, se abren y cierran las puertas unas 30.000 veces y se rozan los asientos unas 20.000 veces. Estas pruebas son hechas por robots y se hacen a diferente intensidad para generar el mismo ‘daño’ que podría hacer una persona cuando lo maneje, que no siempre las tratará del mismo modo.

Escribe tus Comentarios