¿Por qué nos volvemos agresivos al volante?

¿Por qué nos volvemos agresivos al volante?

Aun por incidentes sin importancia, muchas personas suelen perder los papeles cuando conducen

Seguro que en más de una ocasión nos hemos cabreado mientras conducíamos. Es más, después de estar muy cerca de sufrir un accidente o después de salir de un atasco que parecía interminable, hemos experimentado el ya famoso ‘síndrome de la ira al volante’.

¿Por qué se produce esto? Aunque parezca increíble, no todas las personas reaccionamos igual ante las mismas situaciones que se presentan en la carretera. El más mínimo golpe, gesto o escenario pueden sacarnos de nuestras casillas, y la respuesta está en nuestra personalidad.

La forma de ser determina el comportamiento

Aun por incidentes sin importancia, muchas personas suelen perder los papeles y mostrar agresividad al volante.

Hay ciertos rasgos de la personalidad que se ven más acentuados cuando estamos conduciendo. Así lo ha determinado un estudio de la Universidad de de Temple, en Philadelphia (EEUU), que llevó a cabo una investigación con individuos que son más propensos a comportarse así al volante.

Según parece, aquellos que un mayor grado de narcicismo y competitividad suelen ser más agresivos que el resto. Tienden a saltarse las normas comunes y creen que la carretera está hecha a su medida, estrictamente para ellos. Esto explica que tengan poca paciencia con los errores ajenos, por muy pequeños que parezcan.

Del mismo modo, el estudio reveló que los hombres suelen ser más agresivos que las mujeres mientras conducen. Además, la gente suele sentirse más cómoda cuando conduce sola, ya que está en su propio entorno, se siente menos observada y no siente vergüenza a la hora de gritar o insultar a otros conductores. Asimismo, es más fácil perder la empatía, ya que resulta sencillo ‘deshumanizar’ a cualquier otra persona que esté en la carretera.

Escribe tus Comentarios