Las 15 ciudades que quieren decir adiós al coche

Las 15 ciudades que quieren decir adiós al coche

 

La contaminación atmosférica es un problema real que no solo acelera el cambio climático, sino que puede provocar graves problemas de salud a los ciudadanos. Solo el sector del transporte suma entre el 14 y el 15 % del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Algunas ciudades ya se han planteado convertirse en zonas libres de coches y fomentar el uso de medios de transporte alternativos que contaminen menos o sustituir los vehículos contaminantes por coches eléctricos. Estas son las ciudades que quieren decirles adiós a los coches.

Oslo

La capital de Noruega es uno de los países que más fuerte apuesta por acabar con los coches contaminantes. En solo dos años, en 2019, solo los coches eléctricos podrán entrar en la ciudad. 60 kilómetros de carreteras serán sustituidos por carriles bici para acabar disminuyendo el tráfico de automóviles en un 30 % para el año 2030.

En Noruega ya hay más de 100.000 vehículos eléctricos gracias a las grandes ventajas que tienen y su cuota de mercado ya alcanza el 37 %. Para su compra, tienen un bonus ecológico que supera los 6.000 euros, lo que equipara su precio a los de gasolina. Además, con ellos pueden circular por los carriles reservados al transporte público, aparcar y acceder en zonas acotadas de las ciudas y recargar sus baterías sin ningún coste.

CopenhagueCopenhague

Más de la mitad de sus habitantes van a estudiar o a trabajar montados en su bicicleta. Conseguirlo les ha costado años, ya que la ciudad danesa empezó a introducir zonas peatonales en el centro de la ciudad en la década de los 60. Poco a poco, las zonas libres de automóviles se fueron extendiendo. En la actualidad, puedes encontrar más de 300 km de carriles bici en Copenhague y es una de las ciudades con una de las tasas más bajas de propiedad de automóviles de Europa.

Bruselas

La capital de Bélgica tiene la segunda zona libre de automóviles más grande de Europa, justo por detrás de Copenhague, que incluye las calles que rodean la Grand-Place, la Bolsa de Valores y la comercial Rue Neuve. Además, a partir del año que viene los automóviles diésel fabricados antes de 1998 no podrán circular por la ciudad.

Madrid

La capital española quiere eliminar a los coches privados del centro de la ciudad y convertir al centro en una zona completamente peatonal en los próximos cinco años. Para ello, el Ayuntamiento, liderado por Manuela Carmena, ya ha prohibido buena parte del tráfico en algunas calles de la ciudad. Las calles más transitadas serán rediseñadas pensando en los peatones. Antes de dejar el cargo en mayo de 2019, la alcaldesa quiere que la Gran Vía solo permita el acceso a bicicletas, autobuses y taxis.

Además de estas medidas, se desalentará el uso del coche haciendo pagar más por aparcar a los vehículos más contaminantes. Y, para el año 2025, quieren prohibir el acceso de todos los coches diésel a Madrid.

Barcelona

La Ciudad Condal tiene grandes planes para su área metropolitana. El primero es el abono verde, que permite a los ciudadanos viajar en el transporte público barcelonés durante tres años de manera gratuita si entregan su vehículo antiguo. En este nuevo programa están incluidos los diésel fabricados antes del 2006, que cumplen la normativa Euro 3, los gasolina de más de veinte años y las motocicletas matriculadas antes de julio de 2004.

Para combatir la contaminación, también crearán un programa de supermanzanas en los diferentes barrios, en los que no se podrá circular con el coche.

París

Los altos episodios de contaminación vividos durante el año pasado en la capital francesa han provocado que el ayuntamiento tome medidas. Para el año 2020, la alcaldesa, Anne Hidalgo, quiere duplicar el número de carriles bici en la ciudad y limitar ciertas calles de alto tráfico a los coches eléctricos y los vehículos de bajas emisiones, prohibiendo los diésel.

La prohibición temporal de conducir a los coches con matrícula par durante los días con más contaminación del 2016 disminuyó los niveles de polución hasta en un 30 % en algunas zonas. Esto los ha motivado a plantearse prohibir la circulación en ciertos barrios durante los fines de semana para las personas que no vivan allí.

Para fomentar el uso de los vehículos eléctricos, el gobierno francés instalará 1.000 km de paneles solares en sus carreteras durante los próximos cinco años. El objetivo final es conseguir que los niveles de polución desciendan.

Chengdu

Es probable que el nombre no te suene de nada, pero en el sureste de China se está proyectando una ciudad, Chengdu, creada para no tener que utilizar el coche. Se podrá ir a todos lados en un trayecto de 15 minutos a pie. Para ello, solo la mitad de las carreteras permitirán el paso de vehículos motorizados.

Pero la ciudad no estará aislada. Se conectará con una ciudad mayor mediante el transporte público. Se espera que en Chengdu acaben viviendo unas 80.000 personas. Está previsto acabar el proyecto en 2020 y sería la primera ciudad hecha adrede para que te olvides del coche.

Nueva Yorkcruce Nueva York

La ciudad se ha rejuvenecido con la instalación de casi 650 kilómetros de carriles bici, incorporando más de 60 nuevos espacios verdes en toda la ciudad y creando el sistema más grande de bicicletas públicas. Lo que empezó siendo una prueba piloto en el año 2009 se ha consolidado y ha cambiado la forma de ver la ciudad de los neoyorquinos.

Hamburgo

En principio, en esta ciudad alemana no tienen planteado prohibir los coches, pero cada vez será más fácil utilizar medios de transporte alternativos. Están creando una “red verde” que, en un plazo de 15 o 20 años, cubrirá el 40 % del espacio de la ciudad. Este nuevo carril conectará los parques de la ciudad y mejorará el acceso de los barrios que antes eran difíciles de cruzar a pie.

Helsinki

La capital de Finlandia opta por promover el transporte público para que la necesidad de tener un vehículo provado se caiga por su propio peso. En concreto, se mejorará la conexión de los suburbios dependientes del automóviles y se ha creado una nueva aplicación que permite llamar de inmediato a una bicicleta, coche o taxis compartidos. También te permite encontrar el autobús o el tren más cercano.

Milán

En el salpicadero de los coches han empezado a instalar una caja conectada a internet que permite controlar la ubicación del vehículo. Si se demuestra que durante un día no lo han movido, a cambio reciben billetes de autobús o de tren. Cuantos más días lo dejen aparcado en su casa, más bonos de transporte público recibirán.

Atenas

Los coches diésel no podrán circular en el centro de la ciudad a partir del año 2025. Hoy en día, estos vehículos ya tienen restringida la circulación por el centro durante determinados días, en función de la matrícula del vehículo.

Londres

El alcalde de Londres ha afirmado que los coches diésel estarán prohibidos en la ciudad a partir de 2020 y la gente tendrá que usar vehículos más respediosos con el medio ambiente o transportes alternativos como el autobús. Para conseguir que la gente no los use, actualmente en algunas áreas de la ciudad ya les hacen pagar el “cargo por congestión”, que consiste en una tasa de 13,50 euros por día que tienen que pagar los vehículos diésel que entran en horas pico.

Ciudad de México

Desde hace un año, parte de los automóviles privados tienen prohibido el acceso al centro de la ciudad dos días a la semana y dos sábados al mes. Para decidir cuáles son, cuentan con un sistema giratorio basado en los números de la matrícula. Cada vez afecta a unos dos millones de automóviles.

Vancouver

En 2015, los ciudadanos de esta población  canadiense realizaron la mitad de sus desplazamientos a pie, en bicicleta, en autobús o en metro. Instando a sus ciudadanos a utilizar el transporte público durante los treinta años han conseguido que la gente se plantee alternativas para desplazarse en lugar del vehículo privado.

Escribe tus Comentarios