Los 10 coches más divertidos que puedes comprar

Los 10 coches más divertidos que puedes comprar

Divertirse al volante parece algo del pasado, sobre todo cuando los deportivos agonizan en un mercado atiborrado de SUV e híbridos. Pero todavía hay un poco de esperanza.

 

Los 10 coches más divertidos que puedes comprar: fotos


Sí, podemos perfectamente hablar de coches de nueva generación cuando en la misma frase mezclamos diversión. Esta compatibilidad es también posible con coches más antiguos, para los que los más puristas son los verdaderos representantes de la diversión al volante. Sea como sea, nosotros hemos recopilado 10 coches divertidos con los que coger las llaves te invitarán a algo más que simplemente desplazarte.

Renault R5 Turbo Coches más divertidos

Es clásico, pero no por ello barato. El Renault R5 Turbo, para muchos conocido como “Culo Gordo”, es uno de los grandes mitos de la competición, de los rallies. Su versión de calle no es para menos, probablemente una de las preparaciones de serie más radicales. Sobre la base del R5 se colocó un motor en posición central trasera, concretamente un 1,4 litros turbo con 160 CV de potencia, y tracción trasera. Su ADN de carreras alcanzó al Turbo 2, una actualización que no trajo grandes novedades mecánicas. Eso sí, prepara la cartera, tendrás que desprenderte de al menos 40.000 €.

Opel Manta 400 Coches más divertidos

Si el Opel Manta ya era un coupé con estilo y un cierto aire deportivo, el Manta 400 era directamente un coche de Grupo B para la calle. Precisamente se trata de la homologación necesaria del modelo para poder competir, y eso se plasmaba directamente en la carrocería. Pasos de rueda más anchos, nuevos alerones y tomas de aire eran su seña de identidad. El motor no destacaba en potencia, era un 2,4 litros atmosférico de apenas 145 CV de potencia, pero su escaso peso lo convierte en un vehículo de deseo y disfrute. Como el anterior, es complicado de conseguir, y a cambio de una buena suma de dinero.

BMW M3 E36Coches más divertidos

Seguro que al leer M3 estabas pensando en el E30, el primero de la saga. Pero no. Es divertido, aunque a un precio demasiado elevado. El BMW M3 E36 es considerablemente más asequible, pero no menos divertido. Emplea una mecánica de 6 cilindros atmosférica con potencias de 286 o 321 CV en la actualización, lo necesario para disfrutar de un tramo de curvas gracias a su tracción trasera y su magnífico sonido. ¿Lo mejor de todo? que no es tan radical como para no usarlo todos los días. No hacen falta más de 15.000 € para disfrutar uno.

smart RoadsterCoches más divertidos

El pequeño smart Roadster tiene un hueco en nuestra lista. Por méritos propios: bajo peso, pequeño tamaño, baja altura y un precio asequible. Ah. y tracción al eje posterior. No disfruta de mucha potencia, 82 CV en las versiones estándar, aunque existe el Brabus, con 100 CV. En todo caso, el Roadster se disfruta a cielo descubierto. Si quieres más espacio y una línea todavía más transgresora, echa mano del Roadster Coupé, con caja trasera. Por menos de 10.000 € puedes tener una sonrisa mayor cada día.

Opel Kadett GSi Coches más divertidos

En una lista donde aparecen varios deportivos de antaño no podía faltar el Opel Kadett GSi, un automóvil que exigía manos. El sueño de adolescencia de buena parte de la generación de los 80 emanaba picante en un mercado donde los compactos deportivos libraban una verdadera batalla. Sus 150 CV de potencia en las versiones más potentes impresionaban en un conjunto tan ligero, y eso que no hablamos de los sorprendentes 170 CV del “Superboss” que se comercializó en Sudáfrica. Si buscamos bien podemos comprar uno por unos 5.000 €.

MINI Cooper S R53Coches más divertidos

La saga MINI ha sido exitosa en todas sus generaciones, y sus versiones deportivas recordadas. El MINI Cooper S de la nueva era, el R53, aportaba estilo, diferenciación, personalización y diversión al mercado. Utilizaba una mecánica 1,6 alimentada por compresor con 163 o 170 CV, lo que unido a un bajo peso y a una configuración de chasis muy dura, hacían de él una delicia en carreteras de curvas. Por desgracia, esa dureza, el consumo y su escaso tamaño lo relegan a un segundo lugar en términos de polivalencia. Por unos 9.000 € puedes ya hacerte con una muy buena unidad.

Citroën 2CV Coches más divertidos

No estamos locos. El Citroën 2CV no es divertido solo por el concepto, sino por su peculiaridad. Es un pedazo de la historia del automóvil, un coche que motorizó a Francia pero, sobre todo, un paraguas sobre ruedas. Una de sus características más llamativas era su extremo balanceo en curva y, sin embargo, su extrema complicación si pretendíamos volcarlo. Si contamos con la versión Sahara, súmale diversión en el campo con su doble motor. Con techo descapotable se convierte en una interesante opción lúdica que seguro te saca una sonrisa. A ti y a los demás. Ahora, prepara la cartera, pues tendrás que soltar un mínimo de 3.000 € por una buena unidad.

Volkswagen Lupo GTICoches más divertidos

Los utilitarios deportivos son carne de cañón para el usuario más atrevido. Su escaso tamaño, peso reducido y elevada potencia crean la mezcla perfecta para divertirse al volante, ya sea en curvas o en ciudad. Apenas se diferencia de un Lupo estándar, aunque su doble salida de escape lo delata. Bajo el capó, un motor 1,6 litros atmosférico con 125 CV. Puede no parecer mucho, pero súmale un peso de menos de 1.000 kilos y una caja de cambios manual de 6 relaciones. Lo mejor de todo es que se ven poco, así que juegas con la exclusividad. Lo que no es tan divertido es el precio, casi 6.000 € de media.

BMW Serie 1 M CoupéCoches más divertidos

Y nos vamos al otro extremo. De un urbano divertido nos vamos a un auténtico deportivo con carrocería coupé y motor de 6 cilindros. Claro, que son 6 cilindros sobrealimentados por partida doble con un resultado de 340 CV de potencia. Su tracción trasera, su caja de cambios manual de 6 velocidades y su carrocería ensanchada dan buena cuenta de lo que pretendía BMW. Y lo sigue haciendo, pues todavía lo comparamos con el también extremo M2 Coupé. La pena es que es todavía una opción cara, entre 40.000 y 50.000 € por uno no hacen tanta gracia.

Renault TwizyCoches más divertidos

Y terminamos con el modelo más extraño de la lista, el Renault Twizy. Es el único eléctrico, el único en el que el copiloto va detrás del conductor, el único con un puesto de conducción en posición central, y el único con las ruedas sin integrar en la carrocería. No se ha creado con el objetivo de divertir, aunque el chasis lo ha ajustado Renault Sport, lo que asegura una puesta a punto ágil. El motor más capaz permite salir de ciudad y colocar matrícula blanca, son 11 CV, pero es lo justo para pasarlo bien en nuestros trayectos urbanos. La contra es que no hay apenas maletero y que tendrás que cargar las baterías. Su precio nuevo es de casi 8.000 €.

Si te ha gustado este artículo tal vez te interese también:

Los 10 coches que más dinero han hecho perder a los fabricantes

10 marcas de coches desaparecidas en los últimos años

10 coches americanos que te volverán loco

Escribe tus Comentarios